Los autónomos van a poder mudar de tramo de cotización por medio de una aplicación de la Seguridad Social
Tecnología

Los autónomos van a poder mudar de tramo de cotización por medio de una aplicación de la Seguridad Social

El nuevo sistema de cotización “por ingresos reales” que anunció el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones en Mayo va a entrar en vigor en dos mil veintitres y lo va a hacer acompañado de una aplicación para móviles. Conforme ha informado El Periódico de Cataluña, el ministro José Luis Escrivá ha anunciado que su equipo trabaja en una aplicación que centralizará ciertas gestiones que deben efectuar frecuentemente los autónomos.

Esta aplicación formará una parte del nuevo modelo de atención al ciudadano que ofrece la Tesorería General de La Seguridad Social y al que hoy día se puede acceder vía web. En [email protected], de este modo lleva por nombre, el autónomo puede preguntar la vida laboral y también informes como efectuar altas, bajas y modificaciones en el RETA (Régimen Singular del Trabajo Autónomo), consulta de pagos y deudas y acceder y actualizar los datos personales de los que disponga la TGSS. Todas y cada una estas funciones van a estar alcanzables asimismo desde la aplicación anunciada.

Mas la novedad más señalada que ofrece la futura aplicación para autónomos de la Tesorería de la Seguridad Social va a ser poder mudar de tramo de cotización hasta 6 veces en un año. Esta novedad se debe a que con el nuevo reglamento se establecen cuotas de cotización por tramos de ingresos obtenidos; ingresos que el trabajador debe prever con cierta antelación. Como es lógico, un autónomo puede pasarse de optimista o bien fatalista con el tema y concluir pagando algo aproximadamente de lo que le toca. La diferencia va a ser devuelta o bien abonada con posterioridad, conforme sea el caso, mas esta alternativa dejará mayor flexibilidad a los autónomos.

Con el sistema actual cada autónomo paga una cuota fija, con independencia de lo que ingrese cada mes, que cambia dependiendo de la base de cotización elegida. Esta se mueve en una horquilla que va desde los doscientos ochenta y nueve euros de la base mínima hasta los mil doscientos treinta y 2 con dos euros de la base máxima. En el en caso de ser un autónomo societario, la horquilla se mueve entre los trescientos setenta y uno euros y los mil doscientos cuarenta y cinco €.

Conforme con los planes iniciales del Ministerio, quien ingrese menos de tres mil euros por año va a deber abonar una cuota mensual en dos mil veintitres de doscientos €, lo que supone que de esos ingresos la Seguridad Social va a recibir un ochenta por ciento si el autónomo se queda justo en esos tres mil €; a poco que baje va a entrar a deber.

Puede parecer pelín exagerado mas es ya una mejora para el autónomo con reducidos ingresos sobre los doscientos ochenta y nueve euros que se pagan hoy día, salvo que esté acogido a la tarifa plana que tiene un máximo de un par de años. En el extremo opuesto de la tabla de tramos se hallan quienes ingresen más de cuarenta y ocho y ochocientos cuarenta y uno euros anuales y que van a pagar cuatrocientos euros mensuales, lo que supone un considerablemente más asumible nueve por ciento . Por lo menos para el trabajador, presumiblemente no tanto para el ministerio de Escrivá.

En todo caso, la cuantía terminante de las cuotas todavía no ha sido acordada entre el Ministerio y los agentes sociales a pesar de que en un primer instante se presentó como un tema ya cerrado. La propuesta anunciada en Mayo halló una fuerte oposicón y fue aparcada provisionalmente a lo largo de las negociaciones por la reforma de las pensiones, donde estaba incluida. No está en duda la transición a un sistema de cuotas por tramos por ingresos, mas todavía tienen que concretarse sus términos. De lo que si podemos charlar es de los objetivos que el Ministerio ha manejado hasta el momento.

Estos baremos son temporales y el plan de la Seguridad Social es irlos alterando durante los próximos 9 años hasta llegar a las cuotas terminantes en dos mil treinta y uno que resultarían más equilibradas que lo que hay hoy en día y lo que seguramente vamos a tener en dos mil veintitres. Es verdad que tiene que llover todavía mucho hasta dos mil treinta y uno y que quien sabe por dónde andará entonces el autónomo con reducidos ingresos de dos mil veintiuno, por no charlar del Gobierno, mas ya se sabe que la prisa es mala consejera. Lo que prosigue es lo que anunció en Mayo el ministerio de José Luis Escrivá.

Al tiempo que los objetivos del ministerio para dos mil treinta y uno están reflejados en la próxima tabla:

dos mil treinta y uno sería mejor año que dos mil veintitres para el autónomo con ingresos prácticamente inexistentes, bajo los tres mil €. La Seguridad Social solo se quedaría con un el treinta y seis por ciento de ese dinero, lo que tal vez no de para emprender mucho mas por lo menos debe dar para pipas.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *