Economía

Los créditos rápidos como una herramienta esencial para la economía personal

Muchas veces necesitamos acceder a un crédito con el fin de cumplir con algún compromiso  o adquirir algún bien que no podemos obtener con nuestros propios recursos o sueldo.

Cómo funcionan los créditos rápidos

Sin embargo, este anhelo de que una entidad nos preste dicho dinero, puede desvanecerse debido a lo engorroso de los requisitos que exigen los bancos y el tiempo de espera para su aprobación, sin contar las veces que corremos el riesgo de ser rechazados y no recibir el dinero.

Para evitar esto, existen herramientas financieras más dinámicas y flexibles, como los créditos rápidos. Estos permiten a los individuos obtener créditos de forma más acelerada y sin la rigurosidad de los requisitos del sistema bancario tradicional, promoviendo así una vía alternativa para dinamizar la economía personal.

Los créditos rápidos o microcréditos, son un tipo de financiación alternativa que ofrece a los clientes la posibilidad de obtener dinero, con el compromiso de ser devuelto con sus intereses en un plazo determinado.

El objetivo del crédito rápido, como por ejemplo kredito24, es satisfacer las necesidades de dinero de las personas en caso de un evento puntual, como la compra de un bien, el pago de una deuda mayor y hasta la remodelación del hogar.

Su condición de “rápido” se debe a que se puede obtener con tan solo visitar las páginas webs que ofrecen este servicio, llenar un formulario y solo esperar por la respuesta hasta que sea liquidado el préstamo.

Debido a la libertad y a la poca regulación de este tipo de créditos, cada empresa ofrece sus propias condiciones y ofertas. Estas hacen más atractivos a los créditos rápidos, por ejemplo, cuando se desea realizar una remodelación en el hogar, existen créditos que oscilan entre los 4.000 a 15.000 euros con un atractivo interés del 6.95 %.

Otras empresas ofrecen crédito pequeños, como Qué bueno, ya que es muy sencillo obtenerlos para salir del paso de compromisos y emergencias de último momento, y que pueden llegar hasta los 600 euros, pero con una tasa de interés mayor.

La clave para no salir a perdiendo con estos créditos es pagar a tiempo los plazos, verificando bien los intereses a pagar, así como las condiciones del préstamo.

Algunos datos sobre los créditos rápidos

La popularidad de los créditos rápidos dentro de la economía, ha hecho que se propaguen decenas de propuestas y empresas dedicadas a prestar este tipo de servicio.

Una vez adquirido un credito rapido, llega el momento de su pago, el cual se puede realizar a través de una transferencia bancaria a nombre de la institución crediticia  para identificar el pago, o también se puede pagar la deuda descargando una plantilla bancaria por la web, rellenar con los datos y enviarlo por correo.

También cada tipo de crédito rápido tiene intereses distintos de acuerdo al plazo de devolución y el total del préstamo. Así vemos como créditos de 250 euros tienen plazo de 15 días y honorarios del 20 %, los de 500 euros el interés será de 150 euros con honorarios del 30 % y los de 750 euros tienen un interés de 262 euros con un tiempo de devolución de 30 días.

A través de la web se pueden conseguir comparadores de préstamos donde tendrás la oportunidad de conocer cada uno de los tipos de créditos rápidos  disponibles en el mercado, como los microcréditos online, prestamos online, prestamos 300, préstamos 500, préstamos 100, préstamos p2p, entre otros.

Según comentan algunas firmas legales, como navarroabogados.net, es  importante verificar hasta dos veces las condiciones de cada uno de los tipos de préstamos que se ofrecen, evitando así caer en cualquier trampa legal que te lleve a pagar mucho más de lo esperado.

Según afirma un abogado y asesor financiero, que frecuentemente se encuentra con casos de clientes embaucados por algunas empresas crediticias, recuerda la importancia de leer la letra pequeña en cada contrato que exista, de esta forma conocerás las condiciones de este y no te llevarás ningún susto.

Además, es importante tener en cuenta que cada transacción por Internet tiene un recargo por comisión y que serán cargados a los honorarios dependiendo de la naturaleza del crédito.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *