Los farmacéuticos plantean crear un historial único farmacoterapéutico
Salud

Los farmacéuticos plantean crear un historial único farmacoterapéutico

El Consejo General de Institutos Farmacéuticos termina de presentar en el Congreso de los Miembros del Congreso de los Diputados las “Propuestas de la Profesión Farmacéutica a los desafíos presentes y futuros del Sistema Nacional de Salud” con ocasión del Día Mundial del Farmacéutico, que se festejará este sábado.

Se trata de diez medidas para robustecer el SNS, puesto que si algo ha puesto de manifiesto la pandemia es la necesidad de aprovechar y fortalecer todas y cada una de las estructuras y profesionales sanitarios.

“Es el instante de hacer reformas. Este informe es un sólido documento que se fundamenta en los aprendizajes de esta pandemia”, asevera Jesús Aguilar, presidente del Consejo General de Institutos Farmacéuticos.

De esta manera, el Consejo considera esencial una ampliación de los servicios asistenciales mediante una cartera concertada de servicios profesionales farmacéuticos desde la farmacia comunitaria para robustecer la Atención Primaria. Con esta medida se refieren a crear servicios como la revisión de la medicación, el control de la adherencia terapéutica, el seguimiento farmacoterapéutico o bien la propia conciliación de la medicación; unos servicios que se podrían efectuar tanto en la farmacia como en el domicilio del paciente. Y en el caso de pacientes institucionalizados en viviendas de mayores o bien de personas con discapacidad, plantean avanzar en la participación de las farmacias en la predisposición de fármacos, como en los servicios asistenciales así como otros profesionales, tal como recoge la normativa estatal y autonómica.

Para todo ello, se precisa que todos y cada uno de los profesionales puedan trabajar en red en beneficio del paciente, lo que supone, entre otras muchas medidas, el acceso por la parte de todos y cada uno de los sanitarios al historial farmacoterapéutico: tanto de los fármacos precriptos en el campo del SNS como de la Sanidad privada. Y para esto es preciso tener “un solo informe farmacoterapéutico”, incide Aguilar.

Algo clave, puesto que todos y cada uno de los sanitarios han de saber todo cuanto toma un paciente para eludir peligros, puesto que puede haber ciudadanos que estén tomando medicamentos por duplicado o bien que un fármaco se pueda eliminar por otros que tome y que cumplan exactamente la misma función.

Seguidamente, plantean integrar absolutamente a los farmacéuticos y a la Farmacia Comunitaria en las estrategias de Salud Pública y en el nuevo Sistema de Vigilancia de la Salud Pública a través del futuro Centro Estatal de Salud Pública.

Asimismo consideran esencial fomentar una atención sociosanitaria integral desde la Farmacia Rural en las zonas perjudicadas por el Reto Demográfico, lo que va a mejorar la calidad de vida y la atención en condiciones de equidad de las personas que viven en áreas rurales y en despoblación, particularmente de los colectivos más frágiles. Algo clave, en tanto que la farmacia rural es un activo esencial para fijar población. Hoy en día, más de dos mil farmacias están en ayuntamientos de menos de mil habitantes y de ellas mil doscientos en entornos de menos de quinientos habitantes, poblaciones en las que muchas veces no hay ni centros de salud ni otros servicios.

En cuarto sitio, piden afianzar los nuevos modelos de trabajo y crear circuitos asistenciales que fomenten y prioricen frente a la ciudadanía la proximidad y el acceso informado a los fármacos. En este sentido, creen preciso contar con de un marco legal estatal o bien autonómico que fomente la atención farmacéutica domiciliaria por las boticas de la zona a fin de que hagan la entrega de fármacos, productos sanitarios y “dietoterápicos” con las debidas garantías de calidad y control sanitarios.

Por su parte, es esencial integrar a los farmacéuticos y a la red de farmacias en la transformación digital de la Sanidad para progresar la eficacia y la calidad del SNS.

El Consejo General recuerda la relevancia de asegurar la sostenibilidad de la Red de Farmacias para resguardar el modelo de España de farmacia. Dicho de otra forma plantean que se estudien incentivos fiscales singulares para aquellas farmacias ubicadas en zonas despobladas o bien deprimidas. Y recuerdan que hay que aprovechar las boticas como aliadas sociales para el cumplimiento de la agenda dos mil treinta.

Asimismo es esencial fortalecer las unidades de preparación de fármacos en los Servicios de Farmacia Hospitalaria (en los que trabajan dos mil noventa y siete farmacéuticos), como impulsar el desarrollo profesional del farmacéutico con la creación de nuevas especialidades. Con este propósito plantean asimismo avanzar en la recertificación periódica y voluntaria de competencias profesionales con el objetivo de intentar la mejor atención al ciudadano.

Y finalmente, plantean cooperar en el desarrollo de un plan nacional para la seguridad del paciente en el empleo de fármacos en la red que evite la venta ilegal de medicamentos. Uno de los riesgos actuales son las falsificaciones, un mercado que mueve miles y miles de millones de euros anuales y que supone un riesgo para la salud en el mundo entero. Además de esto, asimismo consideran urgente supervisar la publicidad falsa, los bulos y la desinformación en internet.

“Tener un farmacéutico de cabecera es de las mejores cosas que te pueden ocurrir. A lo largo de la pandemia han asumido una responsabilidad y han probado su dedicación de servicio. Somos siendo conscientes de la función que han cumplido a lo largo de esta crisis. De ahí que, hemos de ser sensibles a las necesidades de la Farmacia para asegurar este activo del SNS. Hay pocos campos en los que se pueda crear acuerdo político y este es uno de ellos”, concluye Meritxell Batet, presidente del Congreso de los Miembros del Congreso de los Diputados.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *