Economía

Los halcones del Norte no dejarán desvío de los fondos contra el coronavirus

Demandarán que se acredite que las ayudas se emplean en el gasto sanitario. De no ser de este modo, advierten de que se van a perder todas y cada una los beneficios financieras del MEDE

Los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro se reúnen el día de hoy para procurar convenir los detalles sobre los préstamos a través del fondo de rescate (MEDE) para los países que precisen hacer frente al gasto sanitario causado por el coronavirus, mediante este salvavidas europeo. Los líderes europeos refrendaron el día pasado veintitres de abril una línea de crédito de doscientos cuarenta millones de euros que no esté sosten a exactamente las mismas condiciones drásticas que los rescates tradicionales: visitas de los temibles hombres de negro, recortes y reformas estructurales como el retraso en la edad de jubilación o bien privatizaciones. Una vuelta a la pesadilla de hace una década. Debido a las circunstancias excepcionales, los 27 acordaron que los países en apuros puedan asistir a esta línea de crédito preventiva con hasta un límite del dos por ciento de su Producto Interior Bruto y siempre que estos fondos se limiten a hacer en frente de los gastos directos o bien indirectos para batallar contra el coronavirus, incluyendo las medidas de prevención. Los halcones del Norte, dirigidos por Holanda, ya han sobre aviso de que cualquier solicitud que no cumpla estos requisitos va a deber pasar por el aro de las condiciones normales asociadas al MEDE.

Para cerrar flecos y que no haya equívocos, fuentes diplomáticas explican que el día de hoy los 27 deben precisar el alcance de la ayuda, a lo largo de cuánto tiempo va a estar libre esta línea de crédito singular y los vencimientos de estos préstamos. Además de esto, asimismo se observará a posteriori que el dinero se utilice ciertamente para esta definición de gasto sanitario y tan solo se demandará la vuelta a la sostenibilidad de las finanzas públicas en un largo plazo. Exactamente las mismas fuentes explican que se trabaja en un «plan de contestación estandarizado» sobre las condiciones de los créditos y que estas van a ser mucho menos severas que las demandadas en los Memorándums de Comprensión firmados a lo largo de los rescates de la crisis de deuda.

Pese a que esta línea de crédito es considerablemente más flexible que el resto del menú libre en el salvavidas europeo, países como Italia y España descartan tener que asistir a esta ayuda en tanto que prosiguen consiguiendo financiación en los mercados financieros. En el caso de la ciudad de Roma, el Ejecutivo de Giuseppe Conte se halla cercado por la Liga de Matteo Salvini y cualquier alusión al MEDE se ha transformado en una maldición y un estigma para el país. Pese a estos miedos, fuentes diplomáticas descartan que esta vigilancia – de forma previsible del Ejecutivo comunitario– lleven aparejadas condiciones más duras y más exigentes a posteriori. Si todo va conforme lo previsto y se genera el pacto, se espera que resulte posible asistir a este instrumento desde el día 1 de junio, si bien por el momento ningún país ha indicado que vaya a pedirla.

Los ministros de Economía y Finanzas asimismo van a aprovechar la ocasión para estudiar las previsiones económicas presentadas esta semana por Bruselas, que proyectan una caída libre del Producto Interior Bruto del siete,7 por ciento para los países de la divisa única y una restauración asimétrica entre Norte y Sur del club comunitario. Conforme sus pronósticos, España se transformará en el país más golpeado por esta crisis, tras Grecia y también Italia. Este país padecerá un caiga del nueve con cuatro por ciento este año y se recuperará parcialmente con un repunte del siete por ciento . Esta severa recesión y el incremento del gasto público para hacer en frente de la pandemia causarán un orificio en las cuentas españolas que va a llevar al déficit público a una escalada hasta del diez con uno por ciento y a una deuda del ciento quince con seis por ciento del Producto Interior Bruto conforme las proyecciones del ejecutivo comunitario. El paro se acrecentará hasta el dieciocho con nueve por ciento y la pérdida de trabajos se moderará sutilmente el año próximo puesto que el porcentaje descenderá hasta el diecisiete por ciento .

Los líderes europeos asimismo han acordado destinar hasta cien millones de euros en el programa SURE para otorgar créditos provechosos desde el marco presupuestario para financiar los ERTES, con la meta de amortiguar la pérdida de trabajos. Se espera que esta herramienta asimismo esté libre desde junio, y la la Comisión ha confirmado que todos y cada uno de los países de la eurozona están en condiciones de acogerse a estas medidas.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *