Sociedad

Los mineros van a tardar veinticuatro horas en excavar la galería

La tuneladora llegó ayer por la noche a la cota de profundidad de sesenta metros previstos en el pozo vertical paralelo al que cayó Julen, con lo que las previsiones eran que en las primeras horas del día se habría terminado el encamisamiento-aseguramiento de tal túnel, conforme notificaron a LA RAZÓN fuentes del dispositivo de salvamento. Desde ese instante –se estima que a mediodía de el día de hoy, conforme afirmó ayer por la noche Ángel García Vidal, el organizador del equipo– entrarían en acción los mineros de Hunosa para iniciar la perforación del túnel horizontal que les llevaría hasta el sitio en el que se halla el pequeño. La extrema dureza del terreno encontrado por la perforadora ha ralentizado los trabajos y, además de esto, se deben efectuar cada cierto tiempo tareas de mantenimiento en las máquinas para eludir averías.

García, encargado del Instituto de Ingenieros de Caminos de Málaga, resaltó que «estamos a una cota tan profunda y en unas condiciones tan bastante difíciles de trabajo, que esta y cualquier máquina de estas peculiaridades que hay en el mercado, que no son tan frecuentes, tendrían exactamente las mismas condiciones tras tantas horas trabajando y sobre todo con los materiales que nos estamos encontrando».

La brigada minera ha evaluado «los peligros y tiene todas y cada una de las soluciones previstas», conforme Juan López-Escobar, encargado del Instituto de Ingenieros de Minas del Sur. «Siguen con la ilusión de poder sacar con vida a Julen, y esa esperanza les mueve, si bien no es sencillo», agregó.

En el fondo del túnel va a haber, por lo menos, 2 hombres siempre y en todo momento «con el peligro añadido del polvo y las dificultades para respirar y de no conocer el estrato en el que estarán, mas están prestos a todo y con la seguridad de que lo tienen todo previsto». La galería que excavarán va a tener unas dimensiones de un metro de ancho por uno con veinte de alto y no va a ser precisamente horizontal, sino más bien «un poco ascendiente para facilitar la caída de material», conforme adelantó este periódico el día de ayer.

El equipo de sicólogos que acompaña a la familia de Julen procura por su lado supervisar y regular las emociones de los familiares frente a la inseguridad por el rescate del pequeño y en unas circunstancias que son inusuales. Francisca Ruiz, vicedecana del Instituto de Sicólogos de Andalucía Oriental, declaró a Efe que, desde el instante en que el día trece fueron activados por el servicio de urgencias ciento doce Andalucía, 2 especialistas están con los progenitores del pequeño y sus familiares y se marchan rotando para «canalizar las emociones».

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *