Sociedad

Los profesores descartan una vuelta a las salas

Los profesores ven bastante difícil una vuelta a las salas teniendo presente que, en la etapa de desescalada, se va a tratar de eludir concentraciones de personas. Ven contradictorio que, si por último se posterga para la segunda fase la vuelta a la actividad de bares, restoranes y hoteles, los institutos puedan reanudar el curso, si bien solo sea quince días.

“Es complicado que se haga y, si ello fuera posible, contando con la autorización sanitaria, solo deberían regresar a la actividad presencial aquellos pupilos de cursos de final de ciclo”, afirma Nicolás Fernández, presidente del sindicato de profesores ANPE. Esto es, se trataría de aquellos pupilos que este año deben lograr un título: 4º de la ESO, 2º de Bachillerato, último curso de formación profesional de grado medio y superior e inclusive de Formación Profesional Básica, lo que supondría el quince por ciento del estudiantado de un centro de educación, una propuesta que es la que contempla la Comunidad de la capital de España.

Sin embargo Fernández estima que, en este hipotético caso, el retorno se debería hacer cumpliendo una serie de requisitos sanitarios y en unas condiciones muy restrictivas. “Habría que hacer test al profesorado, al equipo directivo y al propio alumnado”. La medida vendría motivada «pues en estos cursos los pupilos tienen la posibilidad de la obtención de un título, se haría para poder favorecer al estudiantado, a fin de que puedan efectuar esa evaluación final y las pruebas de superación correspondientes”.

Con respecto a la vuelta a las clases en el mes de septiembre, “exigiremos a las Administraciones educativas que realicen unos protocolos sanitarios de seguridad de riguroso y obligado cumplimiento en los centros que regularán las condiciones de acceso, la movilidad en el centro, espacios comunes y distancias de seguridad”, ha añadido el presidente del sindicato. “Sería recomendable asimismo para esto que haya flexibilidad de turnos y de horarios y la vuelta habría de ser asimismo escalonada, comenzando por los pupilos de cursos superiores, que tienen un grado de autonomía mayor para poder ir por si acaso mismos la centro”.

Se trataría, en consecuencia, de prepararse para un nuevo curso en el que la educación a distancia tendrá su peso, de hacer turnos en los centros con clases reducidas de pupilos pues la presencia es esencial.

El secretario general de Escuelas Católicas, Luis Centeno, piensa que “emocionalmente, es bueno que los pupilos puedan retornar quince días en el primer mes del verano y acaben el curso con sus compañeros, que se puedan despedir y querer buen verano”. No obstante, asimismo estima que es cada vez más complicado que esto pueda hacerse. “No es simple que no dejen la apertura de bares y sí lo hagan los institutos con salas de treinta alumnos”.

Lo que ahora se proponen las escuelas concertadas es “qué implicaciones organizativas tendría la vuelta por quince días: si habría comedor o bien transporte escolar, qué posibles medidas sanitarias se demandarían y de qué manera cumplirlas por el hecho de que “organizativamente, es más complejo de lo que parece”, agrega Centeno.

Menos pupilos en clase

El sindicato CSIF piensa que se debe aprovechar la situación para planear desde ahora el curso que viene a través de el aumento de enseñantes y la reducción de las ratios de pupilos por el hecho de que las diferencias entre niveles educativos podrían ampliarse. Y es que estima que la crisis por el coronavirus “va agudizar los inconvenientes de la Educación en España, con lo que sería deseable que los partidos incluyesen asimismo este tema en sus negociaciones para lograr el acuerdo de Estado”.

Csif considera que los inconvenientes estructurales del sistema educativo pueden verse agravados por la pandemia. Y pone como un ejemplo la tasa de reiteración, que es del veintiocho con setenta por ciento ; el abandono escolar, del diecisiete, noventa por ciento o bien la inversión educativa, de solo el cuatro,3 por ciento del Producto Interior Bruto.

Es por esto con lo que el sindicato demanda que se negocien soluciones para estos inconvenientes de cara al próximo curso, que pasan por reducción de ratios, incremento de plantilla para apoyos y extiendas, como mayor dotación de recursos humanos para Orientación Educativa.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *