Los pupilos de Formación Profesional con contrato no van a estar sujetos al calendario escolar
Sociedad

Los pupilos de Formación Profesional con contrato no van a estar sujetos al calendario escolar

El Gobierno desea un sistema de formación profesional “potente y ambicioso” y que estos estudios pasen a estar retribuidos. Y eso pasa por una nueva clasificación de la formación profesional. Mas no todos y cada uno de los pupilos de Capacitación Profesional van a poder ajustarse al calendario escolar. Por lo menos los que tengan contrato laboral, conforme recoge en el proyecto de Ley Orgánica de Ordenación y también Integración de la Formación Profesional, que fue presentado por la ministra de Educación Pilar Alegría en el último Consejo de Ministros, que distingue entre formación profesional General y también Intensiva.

El modelo General prevé que los pupilos empleen entre un veinticinco y un treinta y cinco por ciento del tiempo de su capacitación en la compañía y rebaja el porcentaje al veinte por ciento en el caso de los pupilos de formación profesional Básica. En esta modalidad, la compañía deberá dar el veinte por ciento del currículo (si bien no es quien lo decide). Se excluye de manera expresa la retribución del pupilo, que tampoco firmará un contrato.

Las condiciones son muy diferentes para los pupilos de lo que va a pasar a llamarse formación profesional Intensiva, en la que deberán pasar por lo menos el treinta y cinco por ciento del tiempo de capacitación en la compañía (se suprime el límite del cincuenta por ciento de precedentes bocetos de la ley). Además de esto, esta deberá dar asimismo desde el treinta por ciento de los contenidos. Los estudiantes van a tener una vinculación establecido con la compañía y van a contar con un contrato formativo, una modalidad de contratación que todavía está por delimitar por el Ministerio de Empleo.

La normativa no contempla en estos casos la posibilidad de que los pupilos estudien con beca retribuida, una alternativa que se aplica en ciertas comunidades autónomas. De esta manera, en una predisposición transitoria, da un margen, hasta el treinta y uno de diciembre de dos mil veinticuatro, a fin de que se amolden a la nueva regulación y las compañías realicen contratos al estudiantado.

Además de esto, los pupilos de formación profesional con contrato, no van a estar sujetos al calendario escolar, un aspecto que sí se contemplaba en bocetos anteriores de la ley. Lo que está por acotar todavía es qué estudios de Formación Profesional formarán una parte de la modalidad General y cuáles de la Intensiva.

La nueva regla rebaja el estrellato de la compañía en el texto normativo en la medida que ya no se habla de que esta elegirá a los estudiantes en prácticas, sino “participará en la asignación” y ya no “evaluará” los aprendizajes de los pupilos, sino los “valorará”, en tanto que la evaluación va a correr siempre y en toda circunstancia por cuenta del centro de educación.

¿Es viable un modelo de estas peculiaridades? “Dependerá de de qué manera se articule. La ley tiene un largo recorrido de pedagogía con las compañías y establece unas reglas del juego genéricas, mas ahora toca desarrollar la regla y hacerlo realmente bien a fin de que el género de contrato que se aplique no sea tan exigente que disuada a las compañías de contar con estudiantes. El riesgo es que todo pueda quedar en agua de borrajas”, explica Santiago García, secretario general de CECE y especialista en Formación Profesional.

Mientras que, la Formación Profesional gana peso en el sistema educativo. Son los estudios que más medran, conforme los datos del ministerio de Educación y Formación Profesional del curso dos mil veintiuno-veintidos. Este último curso suma suma treinta y nueve y cuatrocientos sesenta y siete estudiantes (+4,1 por ciento ), hasta los 1.013.912: de ellos, quinientos veintitres mil trescientos nueve son de Grado Superior; cuatrocientos nueve mil ochocientos ochenta de Grado Medio; setenta y siete y trescientos treinta y siete de formación profesional Básica; y tres mil trescientos ochenta y seis de Cursos de Especialización.

El incremento más significativo, en los 3 grados, corresponde al Grado Superior, con veinticinco.749 pupilos más (+5,2 por ciento ). El Grado Medio aumenta en diez y ciento once escolares (+2,5 por ciento ) y la formación profesional Básica en mil doscientos cuarenta y uno (+1,6 por ciento ).

Para dar contestación a la creciente demanda de esta clase de enseñanzas, el Ministerio de Educación y Capacitación Profesional impulsa, en el Plan de Modernización de la Capacitación Profesional, la creación de doscientos plazas de acá a dos mil veintitres. El curso pasado se crearon ya sesenta y cuatro plazas y este año se aúnan otras sesenta, conforme ha informado el Ministerio.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *