“No pueden imaginar lo que siento”
Nacional

“No pueden imaginar lo que siento”

diecisiete días sin saber nada de Anna y Olivia, las pequeñas de 1 y seis años respectivamente desaparecidas en Tenerife. Tampoco se sabe nada de su padre, Tomás Gimeno, el supuesto autor de la desaparición, quien fue visto por última vez en la noche del martes veintisiete de diciembre en el Puerto Deportivo Marina Tenerife. Horas después, la embarcación fue localizada vacía y a la deriva en la zona de Güímar y una silla de retención infantil flotando en el agua perteneciente a una de las pequeñas.

Las últimas informaciones conocidas a este respecto de la investigación, que se sostiene bajo secreto, es que el padre mandó a espiar a su exmujer, Beatriz, la madre de las pequeñas, y el balbuceo de un bebé oído en una transmisora náutica a lo largo de quince minutos, tras ser hallada la lancha del padre, en la que solo eran entendibles 2 palabras: ‘Papá’ y ‘Tiburón’. Mientras que, se sostienen abiertas diferentes hipótesis en torno a un caso que el juzgado instructor estudia como un supuesto delito de secuestro.

En la mañana de el día de hoy, Beatriz, la madre de las pequeñas, quien el día de hoy cumple treinta y cinco años, ha hecho pública una carta, a través Joaquin Amills, portavoz de la familia y presidente de la Asociación SOS Desaparecidos. La emotiva carta ha sido leída esta mañana por el portavoz en ‘El Programa de Ana Rosa’. El emotivo contenido del comunicado ha hecho plañir a Patricia Pardo, comunicadora en hoy del programa. Esta es la emotiva carta de Beatriz, la madre de las pequeñas desaparecidas de Tenerife:

El día de hoy es mi aniversario. Como regalo solicito que me asistan a compartir las fotografías y vídeos de las pequeñas a fin de que alguien pronto las reconozca.

No se pueden imaginar lo que siento día tras día que pasa, la inseguridad de no saber de qué manera están, la inseguridad de saber si están bien, la saña de que deban padecer esta insensatez cuando son 2 angelitos. Angelitos como todos y cada uno de los pequeños del planeta. Todos estos sentimientos mezclados día tras día lo hacen más bastante difícil. Mas están , el planeta.

No dejemos que estas cosas puedan ocurrir. Ando con temor, qué redactar, qué decir, por las repercusiones que pueda tener en el padre. Mas, ¿qué hago? Todas y cada una estas incertidumbres son durísimas. De ahí que les solicito a todos de corazón que me asistan a localizarlas. Yo jamás pararé por el hecho de que mi vida carecería de sentido.

Esto no es una cosa que se pueda superar, exactamente por la inseguridad. Una enfermedad terminal o bien un accidente debe de ser horrible, inmejorable habitualmente, mas una desaparición, con la inseguridad de saber de qué manera están, de saber qué piensan, de saber qué quieren llamarme, de hurtar ese derecho de protección de una madre. Si puede estar en nuestras manos, que tenga un final feliz.

Doy las gracias por toda la implicación que tienen y cariño que ponen, mas no vamos a parar hasta hallarlas. Vamos a probar que este planeta puede ser planeta más seguro, donde no se dejan semejantes injusticias.

Olivia y Anna, las adoro mis pequeñas bellas y estaré fuerte por pues me precisan fuerte.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *