nueve mitos (y sus realidades) de la Capacitación Profesional
Economía

nueve mitos (y sus realidades) de la Capacitación Profesional

La ministra de Educación y Capacitación Profesional, Isabel Celaá, anunció este lunes en la presentación de la “Alianza por la Capacitación Profesional: Una estrategia de país” que va a llevar la Ley orgánica de Capacitación Profesional (formación profesional) al Consejo de Ministros en primera lectura en el mes de junio. Gobierno, sindicatos y patronal coincidieron en la necesidad de afianzar la formación profesional como una educación de éxito para convertir el modelo productivo y amoldarse a las necesidades de las compañías. En esta línea, las previsiones para España en dos mil veinticinco señalan que el cuarenta y nueve por ciento de los puestos en Europa requerirán una cualificación media, y solo el dieciseis por ciento van a ser de baja cualificación. No obstante, la falta de conocimiento sobre las opciones que ofrece la Capacitación Profesional y los prejuicios que la rodean hacen que muchos pupilos se resistan a elegirla.

Meditar que la cualificación es menor, que los trabajos están peor retribuidos o bien que está peor vista por los empleadores son ciertos primordiales fallos. Con el final del curso escolar, miles y miles de pupilos de secundaria y de bachillerato deben escoger su futura capacitación. Una de las opciones alternativas a bachillerato y a la universidad que deben tomar en consideración es la Capacitación Profesional, así sea la de Grado Medio para aquellos que han terminado la ESO; o bien la de Grado Superior, para los que han superado el bachillerato.

“La Capacitación Profesional es una enorme ignota del sistema educativo de España. Y no solo entre los estudiantes, sino más bien asimismo entre sus progenitores, muchos de los que prosiguen pensando en ella como un ‘plan B’ o bien una opción alternativa de segundo nivel”, apunta Javier Pelado, directivo de Campus Formación Profesional. Conforme este especialista, muchos jóvenes descartan la formación profesional no pues sea una mala opción, sino más bien pues, “o bien no disponen de información suficiente para formarse un criterio válido sobre sus ventajas y también inconvenientes, o la que tienen está sesgada, desactualizada o bien resulta inexacta”. Para poner solución a esta desinformación, la red de centros de F.P. Campus Formación Profesional ha compendiado 9 mitos de la formación profesional y sus realidades.

Es verdad que la Formación Profesional brotó como la evolución reglada de las profesiones artesanas y manuales que eran trasmitidas de profesor a practicante en el propio taller o bien centro de trabajo. Sin embargo, hoy día, aparte de dar acceso a esos oficios en sus versiones cuarenta, la Capacitación Profesional ofrece educación de altísima cualificación en áreas punteras como las relacionadas con las tecnologías exponenciales y las profesiones STEM.

Otro mito muy extendido plantea la Capacitación Profesional como una alternativa excluyente. O bien vas a la universidad o bien haces una formación profesional. Mas la verdad es que estas opciones son compatibles y están muy conectadas. Para los pupilos que no deseen hacer bachillerato, que no deseen hacer la selectividad o bien que sencillamente desean formarse en una profesión y no descartan la opción de ir después a la universidad, un ciclo formativo superior de formación profesional deja adquirir una serie de créditos ECTs que entonces pueden ser convalidados para seguir cursando estudios de grado en la universidad.

Fallo. Si bien muchos piensan que esta posibilidad está reservada en exclusiva a las grandes universidades y escuelas de negocios, existen programas a 2 bandas y Erasmus europeos a través de los que los estudiantes de formación profesional pueden efectuar estancias en otros países y llenar allá una parte de sus estudios, aparte de dominar nuevos idiomas.

Este es uno de los mitos que mayores miedos causa y que más daño hace a la Capacitación Profesional. Mas la realidad es que ciertos trabajos con mayor demanda de profesionales y mejores posibilidades de desarrollo pueden prepararse desde la formación profesional. Ejemplos de ello serían muchas profesiones vinculadas a calidad, eficacia energética, energía solar, Big data o bien ciberseguridad.

Si tienen peores trabajos, van a ganar menos dinero. Estos 2 prejuicios están ligados con la menor cualificación profesional de los titulados en formación profesional y es una de las opiniones más extendidas entre los progenitores de los pupilos. En cambio, conforme la última Encuesta de Estructura Salarial del INE, los titulados universitarios y afines, y los trabajadores con Capacitación Profesional de grado superior o bien afín tienen sueldos superiores a la media.

Esto es, los conocimientos que se adquieren son limitados y no se amplían una vez se empieza a trabajar. En contraste con este mito, la realidad es que la nueva Formación Profesional pone el acento en la relevancia de la formación continuada a lo largo de siempre, desde el progreso cara la Universidad, hasta la realización de un programa de Posgrado (cursos de especialización) o bien complementos trasversales en otras disciplinas.

La verdad es que aparte de los aspectos teóricos, los ciclos formativos de Formación Profesional asimismo hacen singular énfasis en el desarrollo de ciertas competencias y habilidades blandas (habilidades de comunicación, trabajo en grupo, administración del tiempo, etcétera), esenciales para lograr el éxito en los ambientes laborales actuales.

“Quizá esto pudo ser verdad hace unos años, cuando el brillo de un titulo universitario o bien un máster eran prácticamente indispensables para acceder a determinados puestos de trabajo”, explican desde Campus Formación Profesional. Mas en la actualidad sucede justo lo opuesto. “La mareante evolución de la tecnología y de los sistemas de trabajo hace que titulaciones cortas, prácticas y muy centradas en la trasferencia del conocimiento al puesto, como es el modelo seguido por la Formación Profesional, sean valoradísimas por las compañías”, agregan.

Para nada. Exactamente, el hecho de que la Capacitación Profesional esté desarrollada en origen para y por la empleabilidad hace que el encaje de sus titulados en el mercado de trabajo sea más diligente y ceñido a las necesidades de las compañías. “En ese sentido, que los profesores combinen su dimensión enseñante con la profesional y el estrecho contacto con las compañías mediante programas de prácticas y otras interactúes hacen ese aterrizaje considerablemente más natural”, concluye Campus formación profesional.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *