Objetivo: salir de los últimos puestos
Soria

Objetivo: salir de los últimos puestos

España se ha transformado en la última década en vecina frecuente de los últimos puestos en Eurovisión, mientras que ciertos países de su ambiente, como Italia, Francia o bien Portugal, pelean por las primeras situaciones. Los especialistas se plantean: ¿qué se puede hacer para salir del fondo del pozo?

En el concurso europeo de canciones más conocido del planeta concurren una media de cuarenta y uno países de año en año (treinta y nueve esta edición), mas «solo los diez temas que más le agradan a cada persona recibe puntos, y eso es esencialmente lo que nos pasa a nosotros», recuerda Víctor Escudero, articulista en la página web oficial.

Lograr una candidatura que perviva en el recuerdo es el propósito para no dejar el marcador a cargo de las dádivas. Eso empieza con algún jalón que provoque una corriente de verosimilitud que haga valorar cada candidatura con otros ojos, como han logrado Bulgaria, Rusia o bien Suecia.

«En Suecia asimismo sentimos a lo largo de muchos años que no había forma de lograr un buen resultado y, cuando todavía procurábamos las razones, de pronto ganamos con Loreen y las cosas comenzaron a irnos muy bien», valora Martin Österdahl, el máximo responsable del festival como supervisor ejecutivo. Con años de experiencia en la organización del Melodifestivalen (un fenómeno televisivo en Suecia que sirve para escoger la canción de Eurovisión), insiste en que «todos los países pueden tomar las bridas de su destino en el concurso trabajando con elijas nacionales, con la producción del festival… y que los patrones que llevan a la victoria cambian con el tiempo».

«Eurovisión es un concurso. Siempre y en todo momento habrá un ganador y todos los otros van a ser perdedores en diferentes medidas», apunta Escudero, mas no haber pasado en la última década del puesto veintiuno más que en un par de ocasiones «da que meditar en si se hace algo mal desde arriba con la elección de las canciones».

Salvo casos recientes como el de Barei o bien Miki Núñez, España tiende a apostar más por los intérpretes que por las canciones y prácticamente siempre y en toda circunstancia bajo una noción de «lo que es eurovisivo». Lo hace RTVE cuando escoge a su aspirante de forma interna (Pastora Soler, Edurne o bien Blas Cantó) y lo ha hecho la audiencia cuando ha podido seleccionar (Amaia y Alfred en menoscabo de Lo malo de Aitana y Ana Guerra).

«La clave igual no está en el artista, por el hecho de que en ese sentido podemos estar contentos», considera Escudero, para quien «hay que continuar probando estilos», en especial aquellos que marchan en la música en castellano en el mercado internacional. «Igual el día que lo hagamos es ya tarde», previene.

De esa opinión es José García, de la página web de referencia EurovisionSpain, que apuesta por dejar el proyecto en «otros profesionales muy cualificados» de RTVE que pueden desarrollarlo «con criterio y con visión, sabiendo lo que puede marchar y representar la música».

«Como no tenemos un Melodifestival o bien un San Remo, inventemos otras fórmulas, como hacen otras delegaciones», apuesta. A Eurovisión hay que llegar con algo testeado, que sepas que marcha con públicos diferentes», afirma.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *