Sociedad

Once comunidades dejan ir a la Evau con suspensos

Los centros de educación encaran el final de curso más dispar. Los pupilos de toda España jamás habían tenido condiciones tan dispares para pasar de curso o bien lograr un título. El Ministerio de Educación y formación profesional dictó múltiples órdenes para organizar el fin de curso por la crisis sanitaria, mas no trasladó su contenido a una norma básica, lo que ha derivado en que cada autonomía haya regulado a la carta. De esta forma se da la coyuntura que en once comunidades autónomas es posible presentarse a la EVAU o bien selectividad con asignaturas suspensas, cosa que, hasta el momento, no se dejaba por la legislación básica, al paso que en otras 6, (la villa de Madrid, Cataluña, Castilla y León, Murcia, Andalucía y País Vasco) los pupilos solo van a poder hacerlo con todo aprobado.

Lo mismo pasa con la ESO. 12 autonomías flexibilizan las condiciones y dejan que sus estudiantes logren el título con número ilimitado de suspensos, cuando el máximo legal es de 2 toda vez que no sean Lengua y Matemáticas. Lo mismo ocurre para pasar de curso. Únicamente 5 autonomías (la capital española, Castilla y León, Murcia, Andalucía y País Vasco) se ajustan a la regla básica. Esto querría decir que en la ESO, el cincuenta y 3 con cuatro por ciento de los pupilos (1.133.350) han sido calificados con criterios dispares y no comunes y en Bachillerato un treinta y 6 con cinco por ciento (doscientos veintidos mil setecientos veintidos). Los datos son la conclusión de una investigación comparativo entre comunidades autónomas efectuado por la Unión Sindical de Inspectores de Educación (USIE) al que ha tenido acceso LA RAZÓN, en el que se equiparan las reglas del tercer trimestre.

De esta manera, en dependencia de la Comunidad, nos hallamos con que en Extremadura los pupilos van a poder pasar de curso con asignaturas suspensas «siempre que no haya habido un abandono ostensible del estudio». En Cantabria, lo decide de forma agremiada el equipo enseñante de cada centro. Si el pupilo ha logrado los «objetivos generales», puede conseguir el título. De este modo nos podemos hallar que en una misma comunidad y hasta en una misma calle, en un instituto se puede pasar de curso con 3 suspensos y en otro con 5, por servirnos de un ejemplo.

En Canarias se promociona de curso con independencia de las materias suspensas, lo mismo que en Asturias y Galicia y La Rioja. En esta última autonomía, en Bachillerato se autoriza a valorar al pupilo de forma general, sin distinguir por materias, teniendo presente su «madurez académica» y su capacidad para superar la EVAU. En Valencia tampoco importan el número de deficientes, mas se prevé un plan de refuerzo y la restauración de materias el curso siguiente. En el País Vasco, es la Inspección la que valora y legitima de qué manera va a valorar cada centro. Aragón ha hecho su particular regulación. El título se consigue automáticamente con 3 suspensos, da lo mismo qué asignaturas. Si son más, lo valora un equipo enseñante. En Bachillerato el pupilo se va a poder presentar a la selectividad con 2 materias suspensas y solo una de ellas puede ser troncal o bien de opción.

“Asimetría con certificado de legalidad”

El sindicato USIE piensa que las instrucciones dadas por el Ministerio de Educación y formación profesional, dejando a cargo de las comunidades autónomas la posibilidad de hacer regulaciones por su cuenta, “ha generado un mayor escenario de desigualdad y provocará una falta de tratamiento común entre los alumnos”. Es más, piensan que la situación que se ha creado “ahonda ya por sí en la fractura ya por sí existente en el sistema educativo”. Y no solamente eso, alertan de que “la asimetría se ha perpetrado con certificado de legalidad”.

Los inspectores se temen que la asimetría de regulaciones conlleve este curso una catarata de reclamaciones. En verdad, comunidades como Castilla-La Mácula, remitieron ya antes a los centros el formulario de reclamación para los progenitores y pupilos ya antes que las instrucciones para el tercer trimestre. El miedo a que se disparen ha llevado a muchos enseñantes de esta comunidad autónoma a ser más “generosos” con los aprobados, conforme han aseguran los propios profesores.

USIE piensa que “la preservación del principio constitucional de igualdad habría de ser preciso en un estado descentralizado y que las Administraciones diesen una contestación ordenada para encarar el funcionamiento del sistema en una situación tan imprevisible y traumática como la que estamos atravesando”.

En Educación Primaria hay mayor acuerdo autonómico. Todos y cada uno de los pupilos pasan de curso, reiterar es algo muy inusual y todas y cada una de las Administraciones coinciden en que el último trimestre no puede dañar la nota final. En Canarias, la regla autonómica plantea que los pupilos pasen de curso «aunque no hayan alcanzado los aprendizajes previstos». En Castilla-La Mácula, se toma como referencia el progreso general del pupilo para pasar de curso. Y, si no hay acuerdo entre los profesores, se votará y valdrá la mayor parte simple del equipo enseñante.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *