¿Opción alternativa a la luz? Tu próxima lámpara va a ser una planta
Tecnología

¿Opción alternativa a la luz? Tu próxima lámpara va a ser una planta

Con el coste de la electricidad por las nubes, el futuro de nuestra factura de la luz podría estar a cargo del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). ¿Imaginas una planta colgada del techo alumbrando tu habitación? Un conjunto de ingenieros de este centro ha creado una planta transmisora de luz, que dura hasta una hora y que se puede cargar de forma continua. Lo han conseguido utilizando nanopartículas que guardan y liberan luz de forma gradual. La meta a largo plazo: la iluminación a gran escala.

Un conjunto de ingenieros del MIT han dado un paso de gigante en la creación de una planta transmisora de luz que puede cargarse como un led. Para conseguirlo, han engastado unas nanopartículas en las hojas de determinadas plantas. Tras diez segundos de carga, esas plantas emiten una intensa luz, diez veces más refulgente que la primera generación de plantas refulgentes de la que notificó el propio instituto tecnológico estadounidense hace solo 4 años.

El estudio, recién publicado en Advanced Science, ha sido dirigido por Michael Strano, titular de Ingeniería Química del MIT. Strano estima que este descubrimiento es un paso esencial en la iluminación basada en las plantas y abre una puerta hacía un modelo de iluminación considerablemente más ecológica.

Las partículas asimismo pueden impulsar la producción de luz natural de cualquier otro género de planta que emita luz. Esas plantas emplean nanopartículas que poseen la enzima luciferasa, que utilizan las luciérnagas. La combinación de estas partículas minúsculas insertadas en una planta viva para generar nuevas propiedades es de los mejores ejemplos de las enormes posibilidades de la naciente nanobiónica vegetal.

Los estudios para hallar luz durable en las plantas se comenzaron en dos mil diecisiete. Por entonces, este conjunto de investigación, dirigido por Strano, consiguió una primera generación de plantas transmisoras de luz sutil y de duración limitadísima. Las conseguidas ahora, en esta nueva generación, pueden producir hasta una hora de luz y de mayor intensidad luminosa. ¿De qué manera lo han conseguido? Utilizando un condensador, que es una parte de un circuito eléctrico que puede guardar electricidad y liberarla cuando sea preciso.

El nuevo experimento ahora presentado ha probado que tras diez segundos de exposición al led azul, las plantas pueden producir luz a lo largo de más o menos una hora. La luz es considerablemente más refulgente a lo largo de los primeros 5 minutos y después reduce gradualmente, mas sin dejar de extinguirse en ningún instante y con suficiente intensidad para alumbrar espacios. Las plantas se pueden recargar de manera continua a lo largo de por lo menos un par de semanas.

Los estudiosos del MIT trabajan ahora en algo considerablemente más ambicioso: que un día la infraestructura de las plantas vivas sea una parte esencial para la iluminación de los espacios de trabajo y de residencia. “El objetivo es que llegue un día, no demasiado lejano, en que las plantas puedan sustituir la red actual de iluminado eléctrico urbano, o sea la iluminación a gran escala”, sugiere Strano. El paso inicial puede encontrarse en la alocasia, asimismo llamada oreja de elefante, una planta proveniente de Tailandia. Entre sus hojas de enormes dimensiones podría encontrara el futuro de la iluminación a gran escala.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *