Parquedad para los nuevos tiempos
Soria

Parquedad para los nuevos tiempos

Aún no se conoce la data de la entronización, mas Carlos III ya es el nuevo rey y su tiempo bajo este cargo se presenta como una etapa en la que la monarquía británica avanzará cara una mayor parquedad, reducirá el número de miembros de la familia real con labores oficiales y ampliará el uso público de espacios de la Corona hasta el momento limitados, como el palacio de Buckingham.

Cuando murió el príncipe Felipe, en el mes de abril de dos mil veintiuno, Carlos convocó una sesión con su primogénito, Guillermo, en la que los dos diseñaron el camino que debe continuar en las próximas décadas La Firma, nombre en clave con el que se acostumbra a designar a la corporación que administran los Windsor.

Con la ascensión al trono del nuevo monarca se va a poner en marcha esa plan de actuación, dirigida a actualizar una casa real dirigida por Isabel II a lo largo de los últimos setenta años y con tendencia natural a sostener inalteradas sus costumbres a lo largo de siglos.

Carlos III, que ha aguardado décadas para transformarse en soberano, preveía desde hace unos años limitar el número de personas que reciben fondos públicos para representar a la monarquía, desde las presentes quince a un núcleo duro de 7 miembros de la familia, online con otras casas reales europeas.

La resolución de los duques de Sussex, Enrique y Meghan, de desamparar los compromisos oficiales y mudarse a USA, y el escándalo sexual que separó al príncipe Andrés de la vida pública le han obligado, no obstante, a repensar sus planes.

Se espera que, por una parte, miembros con menos peso de la familia, como los condes de Wessex, Eduardo y Sofía, acepten ciertas responsabilidades destinadas a los Sussex, mas asimismo que los tres mil acontecimientos a los que asistían al año hasta el momento miembros de la realeza se reduzcan gradualmente.

El propio Carlos III, que como príncipe asistió en dos mil diecinueve, el año anterior a la pandemia, a más de quinientos actos, ha avanzado que se va a ver obligado a desamparar una buena parte de los patronazgos e ideas con las que coopera.

La agenda del resto de los royals se va a parecer poco a poco más a la de Guillermo, que desde el comienzo optó por concentrar su actividad en las causas que consideraba más relevantes y en ese dos mil diecinueve solo asistió a unos doscientos actos, menos de la mitad que su padre.

Administración del patrimonio

Las propiedades de la Corona que ha heredado el nuevo soberano incluyen grandes áreas del centro de la ciudad de Londres, el circuito de carreras hípicos de Ascot y la mayor parte del lecho marino que rodea la isla de G. Bretaña. Con las ventajas de ese patrimonio, que en el año fiscal dos mil veintiuno-dos mil veintidos produjo trescientos sesenta millones de euros, se costean los gastos oficiales de la realeza y el mantenimiento de palacios y propiedades.

El primer viso de sus pretensiones se va a ver en la famosa con el apodo de operación Orbe Dorado, la organización de su coronación, un acontecimiento que se pretende que sea menos aparatoso que la liturgia de su madre en mil novecientos cincuenta y tres.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *