Pequeños suecos de un oído, un inconveniente sin diagnosticar
Salud

Pequeños suecos de un oído, un inconveniente sin diagnosticar

El día de hoy, tres de marzo, se festeja el Día Internacional de la Audición, una data clave para poner encima de la mesa una cuestión que pasa inadvertida mas que puede provocar serias consecuencias en la salud. Las cantidades son concluyente, puesto que los españoles no sostienen buenos hábitos para cuidar sus oídos. En verdad, el cuarenta y ocho por ciento confiesa que jamás ha acudido a hacerse una revisión, conforme la investigación Oí2, elaborada por los expertos en el cuidado de la audición. También, un cuarenta y uno por ciento de los encuestados acepta que cuando padece una enfermedad auditiva espera a que se le pase el dolor, lo que es una práctica negativa. En lo que se refiere a la prioridad de la limpieza auditiva, un quince por ciento (con relación a la relevancia) la ubica tras la anatómico (treinta y tres por ciento ) y de la bucal (treinta y cinco por ciento ). A pesares de ello, el estruendos no es extraño a la mayor parte, puesto que un ochenta y ocho por ciento de los españoles reconoce que sufre inconvenientes de concentración a raíz del sonido, aparte de irritabilidad y agobio.

Pequeños infradiagnosticados

Si la audición es clave en los adultos, más todavía resulta en los pequeños, puesto que los inconvenientes que pueden producirse a lo largo de la niñez provocan graves secuelas con el paso del tiempo. En este sentido, las estadísticas confirman que entre el tres y el seis por ciento de los pequeños suecos de un oído no han sido diagnosticados, conforme la Sociedad De España de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SeoRL-CCC). Este inconveniente tiene nombre propio y se llama hipocausia unitareal (HU), consistente en tener un oído sano y una pérdida de entre veinticinco y setenta decibelios en el otro. La doctora María José Lavilla, presidente de la Comisión de Audiología de la SeoRL-CCC, asegura que «existen muchos casos de hipocausia unilateral infantil llamadas tardías o bien aplazadas que aparecen tras el nacimiento y que son bastante difíciles de advertir pues no se es totalmente siendo consciente de la relevancia que tiene escuchar bien por los 2 oídos y, en ocasiones, este inconveniente pasa desapercibido».

Conforme los datos de esta comisión, la probabilidad de padecer esta nosología en un recién nacido es de 0,1 por ciento y aumenta a los cinco años al 0,27 por ciento , al paso que la mayor probabilidad se halla en la adolescencia con una tasa del 0,35 por ciento .

La hipoacusia unilateral puede comprometer el desarrollo y aprendizaje a lo largo de la niñez, puesto que los pequeños en edad escolar con HU muestran reducciones substanciales en la percepción del habla y de la calidad de vida vinculadas a la audición, por eso “suelen ser pequeños con bajo desempeño académico”, conforme confirma la especialista.

Síntomas en pequeños

Dados estos datos, resulta ineludible preguntarse, ¿de qué forma puedo advertir a tiempo este inconveniente en mi hijo? Ahora les mostramos signos sobre la hipocausia unilateral en los pequeños y que resulte posible advertirla a tiempo:

Dirige el oído sano cara la fuente sonora. Así sea para charlar, ver la TV o bien charlar por teléfono, siempre y en toda circunstancia muestra predisposición con exactamente el mismo oído.

Complicación para responder si se le habla por la espalda. El instituto, donde el estruendos es rebosante, puede ser una prueba de ello. Sobre todo en clase si el maestro se mueve por el sala. Sucede de forma afín si se le habla de lejos.

Mayor cansancio. La hipocausia unilateral les lleva a tener que efectuar un mayor sacrificio para hacer sus labores y les lleva a que, al final del día, se hallen con menos energía.

No encuentra de dónde viene el sonido. No es capaz de distinguir el sitio por el que se genera el estruendos. Le lleva a desplazar la cabeza cara el sonido para disminuir al mínimo el hándicap auditivo y eludir el aislamiento social.

Precisa conjuntar la información auditiva con la lectura labial. Debe fijarse en de qué forma mueve los labios la persona con la que charla para complementar lo que su oído no es capaz de percibir.

Requiere mayor atención en la escuela. Debe poner mayor concentración en la labor y le puede llevar a renunciar por el intenso sacrificio.

Autoestima baja. Lo citado previamente puede disminuir su confianza debido a que se sienta peor que el resto.

Europa

Si se mira a Europa, más de veintidos millones de personas viven con pérdida de audición. Esto aumenta el peligro de aislamiento social, depresión o bien demencia. Se estima que esta enfermedad supone una pérdida de ciento ochenta billones para el «viejo continente». Con relación a las personas perjudicadas, se piensa que 2 tercios no emplean audífonos, lo que les produce menos calidad de vida, menor capacidad para trabajar y, por consiguiente, supone un lastre para la sociedad.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *