Sociedad

Piscinas prefabricadas: Tendencia en toda España y Norte de Europa

Contar con una piscina en el jardín de la casa es la oportunidad de tener un espacio para compartir con los amigos y familiares durante los cálidos días de verano. Hasta hace pocos años, realizar la construcción de una piscina era un trabajo que implicaba un proceso de construcción altamente costoso y una logística difícil de coordinar, reservado solo para las personas con un alto poder adquisitivo. 

Sin embargo, gracias a los desarrollos y el uso de nuevos materiales, hoy en día es posible contar con la instalación de piscinas prefabricadas que son mucho más económicas y más fáciles de instalar que las tradicionales piscinas de obra, abriendo el abanico de posibilidades a todo aquel que desee tener en casa un lugar de entretenimiento lleno de estilo y originalidad.

¿Cuáles son las características de una piscina prefabricada?

Las piscinas prefabricadas son una modalidad de construcción que se lleva a cabo directamente en un taller y cuando está lista se traslada al sitio indicado para ser instalada sin necesidad de ejecutar una obra que dure mucho tiempo, genere escombros, incomodidades o para las que se tengan que pedir permisos especiales a la Comunidad

Esto ha permitido que una mayor cantidad de personas, tanto en España como en toda Europa, inviertan en estas instalaciones para crear en sus casas un espacio recreativo en donde disfrutar entre amigos y familiares.

Las piscinas prefabricadas pueden clasificarse en dos grupos generales: aquellas que vienen diseñadas en una sola pieza y están hechas de un material compuesto por fibra de vidrio y poliéster; y las piscinas de acero y liner, que es otra técnica novedosa en la que la instalación se hace directamente en el sitio, con paneles de acero prefabricados.

Materiales utilizados

Las piscinas de poliéster y fibra de vidrio se caracterizan por estar hechas de un material resistente que ofrece las mejores prestaciones ante las condiciones climáticas, siendo las preferidas en el Norte de Europa por su alta adaptabilidad al entorno en el que se encuentren. Son fáciles de limpiar y no requieren de costosos procesos de mantenimiento luego de ser instaladas. Esto permite tener un espacio en óptimas condiciones para ser utilizada en cualquier momento que se desee.

En lo que corresponde a la parte estética, cuentan con una variedad de formas para el diseño del vaso al que se le puede agregar un jacuzzi, escaleras y otros accesorios para darle un toque totalmente personalizado. Además, pueden ser revestidas con liner para lograr un efecto elegante y original, que realce colores y texturas particulares.

La mejor manera de contar con un trabajo de calidad es contactar a una empresa especialista en la instalación de piscinas prefabricadas, que den garantía de una obra limpia y con acabados perfectos. La calidad del material y las marcas utilizadas, son también factores fundamentales para evitar que se decoloren con el tiempo y aparezcan irregularidades en la superficie.

Proceso de instalación

El proceso de construcción e instalación de las piscinas prefabricadas son mucho más rápidos y sencillos que los que implican las piscinas de obra. El primer paso consiste en marcar la zona en la que se desea colocar el vaso, luego se procede a realizar el proceso de excavación del terreno. Una vez realizada la excavación, es recomendable introducir un vaciado de solera armada de hormigón para brindar más estabilidad al terreno.

Cuando ya el terreno se encuentra en las condiciones apropiadas, se procede a introducir el vaso con la asistencia de una grúa y al relleno de los espacios laterales entre la piscina y el terreno. Finalmente se procede a los detalles estéticos que le darán un acabado elegante, se realiza la instalación de las tuberías y se procede a efectuar una prueba de llenado. Si todo ha sido instalado correctamente, en poco tiempo estará lista para ser utilizada.

Diferencias entre una piscina de obra y una piscina prefabricada

La principal diferencia entre las tradicionales piscinas de obra de hormigón y las piscinas prefabricadas recae en las complicaciones del proceso de construcción. En el primer caso, el vaso se construye directamente en el terreno, lo que implican un trabajo mucho más lento que genera incomodidades y grandes cantidades de escombros en el lugar de la obra. Mientras que las piscinas prefabricadas vienen ya listas, con la forma que ha elegido cada cliente y son instaladas directamente en el lugar deseado. En cuanto a procedimientos de construcción, el único paso que se debe desarrollar es la excavación del terreno.

Otra de las grandes diferencias que se puede percibir entre ambos tipos de piscinas es que la construida de hormigón necesita un mantenimiento más continuo y especializado para tenerlas en buenas condiciones, mientras que las de poliéster cuentan con un material mucho más resistente y duradero, al que prácticamente no es necesario realizar ningún tratamiento especial.

Ventajas que han llevado al éxito a esta modalidad

Esta modalidad ha causado una amplia aceptación entre los usuarios que desean tener  piscinas en sus propiedades, gracias a las ventajas evidentes en cuanto al proceso de instalación y mantenimiento.

Una de las principales razones que hace que las piscinas de poliéster se encuentren entre las más seleccionadas, es que su coste es mucho menor que el de las piscinas de obras. Además, gracias a que el vaso ya viene listo de fábrica, su instalación puede durar menos de una semana, convirtiéndolo en un proceso rápido y sin un trabajo de obra desgastante, molesto y ruidoso. Su material resistente permite obtener un resultado final de calidad que requiere de poco mantenimiento, lo que ayuda a crear un espacio económicamente rentable, seguro y duradero.Finalmente, si has decidido instalar la piscina de tus sueños y se ha presentado la oportunidad de cambiar de casa, no tendrás que preocuparte por dejar tu piscina en la casa anterior, ya que al ser construidas en una sola pieza, es posible sacarla e instalarla en un espacio nuevo. Debido a que el trabajo de instalación no conlleva grandes procedimientos en el terreno, los permisos de obra son más sencillos de adquirir, así que no pierdas la oportunidad de tener la piscina de tus sueños y comienza por solicitar un presupuesto.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *