«Podemos es ya Pudimos y terminará siendo irrelevante»
Economía

«Podemos es ya Pudimos y terminará siendo irrelevante»

5 meses y diez días como ministro de Finanzas del país más intrascendente del club de los «PIIGS», como con desprecio calificaba la prensa anglosajona a las naciones «periféricas» del sur de Europa desde dos mil ocho, le bastaron a Yanis Varoufakis para transformarse en la figura más «sexy» de la izquierda mundial. Su pulso a la «Troika», la hidra de 3 cabezas (Comisión Europea, BCE y Fondo Monetario Internacional), su imagen motera y su brillantez le bastaron. Mientras que sacaba de quicio a Merkel por oponerse a la parquedad en frente de la salvaje crisis de deuda griega, en Alemania las mujeres suspiraban por él. Catedrático de economía, activista, escritor, parlamentario, líder del Frente de Desobediencia Realista, con 9 escaños en el Parlamento griego, y también impulsor de la internacional progresista, sostiene su aura y presenta «Otra realidad (Deusto)» una «econovela», por su trasfondo económico, que nos ubica en dos mil veinticinco. A la vuelta de el rincón.

–¿Por qué razón una ficción para explicar su realidad económica?

–Cuando escribo sobre la realidad, puedo expresar en primera persona de qué forma veo el planeta velozmente y no necesito una novela. Este libro trata de explicar de qué forma podría mudar el planeta. Cada generación responde de forma diferente a cada crisis. En un caso así estamos ante exactamente la misma crisis extendida desde 2008: la crisis del capitalismo. Como economista de izquierdas tengo el deber de presentar una opción alternativa. Mas toda vez que trataba de expresar de qué manera deberían ser las cosas, de manera inmediata estaba en disconformodidad conmigo. De ahí que los 3 personajes de la novela con 3 puntos de vista.

–Uno de ellos, Eva, pasa por Wall Street, vive el colapso de Lehman Brothers… ¿Significa eso que en el fondo hay un liberal en su cabeza?

–(Ríe). Hay una república acá dentro.

–Por cierto, ¿de qué manera pasó el confinamiento?

–Como todos. Delante de la pantalla desde las 8 de la mañana hasta medianoche. Entre casa y el Parlamento.

–¿Se ha vacunado?

–Sí.

–¿Con Pfizer, la rusa…?

–Pfizer, mas son todas y cada una iguales.

–Volvamos al lío… Demanda que no hay democracia real en Europa. ¿No nos representa el Parlamento Europeo?

–Ok. Soy muy radical en eso. Cuando digo que hay cero democracia no es por los fallos del sistema. La Unión Europea fue creada para no ser democrática. Los estados han evolucionado desde los enfrentamientos en su interior, con instituciones para compensar esos enfrentamientos. La Unión Europea no fue creada de este modo, brota de la CECA, como un enorme cártel del lignito y el acero. Con lo que la Unión Europea se creó a fin de que las grandes industrias sostuvieran los costos altos. Entonces se unieron las automovilísticas, las eléctricas, las compañías de recursos y servicios, el campo agrícola y los bancos, en los setenta. Ellos crearon en Bruselas la Comisión. Mas los cárteles no están interesados en la democracia. Para ganar legitimidad, crearon el Parlamento Europeo. Como es lógico, la Eurocámara ha ganado poder en estos años, mas no puede legislar. De ahí que los europeos no están interesados en la tarea de su Parlamento. Le voy a dar otro ejemplo, la presidente de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen, es quien ostenta el poder. ¿Quién la ha escogido? Merkel y Macron. Ella es responsable del fiasco de la vacunación en Europa, mas no debe dar explicaciones. Con lo que hay un contraste enorme entre países democráticos a los que afectan resoluciones que se toman en una zona «libre de democracia».

–¿Nos rige entonces el Banco Central Europeo?

–Es la única corporación seria. Hace algunos días, la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, solicitó que Amazon pagase más impuestos y el Consejo afirmó que no. Cuando era ministro de Finanzas, vi que en ocasiones la Comisión deseaba asistir a Grecia, mas el Eurogrupo lo vetaba. En verdad, en «petit comité» mis colegas me daban la razón. Conque todos y cada uno de los grandes pactos se dan entre Alemania y Francia. Entre Macron y Merkel, y el resto, incluido Sánchez, sencillamente afirman «sí». Esta es una forma endiablada de regir Europa.

–Defiende un planeta sin jerarquías, mas la política es todo lo opuesto. ¿No está el poder concentrado en su partido?

–Es un partido abierto. Te sorprenderías. Somos un partido paneuropeo. En nuestro programa, en Grecia, todos y cada uno de los asociados europeos pudieron votar sobre nuestras propuestas nacionales. No hay otro partido en el planeta que haga eso.

–Muy democrático, mas si deja el partido, este no subsiste.

–Vivimos en el planeta del espectáculo. Tengo un perfil por mi pasado que atrae votos. No sé si sacaríamos exactamente los mismos votos si estoy al frente o bien no, mas lo que importa es de qué forma decidimos las cosas. Por servirnos de un ejemplo, usamos la lotería para seleccionar a una buena parte de nuestro consejo pues sabemos que las elecciones en los partidos son muy cerradas. En un par de semanas tenemos el congreso del partido, de los novecientos encargados, seiscientos van a ser escogidos por esta lotería.

–¿Hasta dónde llegaría para conseguir esa sociedad igualitaria?

–Es una enorme cuestión. Soy un revolucionario que teme la revolución por el hecho de que hemos visto anteriormente de qué forma se han vuelto regímenes déspotas y delincuentes. El poder corrompe. De ahí que existen límites y el fin no justifica los medios. No creo en el monopolio de la verdad, hay que conjuntar determinación con tolerancia.

–¿Si el planeta cambió radicalmente desde la crisis de dos mil ocho, por qué razón Wall St. o bien el Dax alemán están en máximos?

–Hasta dos mil ocho, el sistema estaba guiado por el beneficio que producían los grandes monopolios. Unas pocas grandes empresas se repartían los campos. Desde dos mil ocho, con el colapso bancario, los bancos centrales asistieron al rescate del capitalismo y desde ese momento no han parado. Lagarde no deja de imprimir dinero, como hacía Draghi, para nutrir la maquinaria. Se lo da a los grandes bancos a tipos negativos y estos se lo entregan sin coste a las grandes corporaciones que se dedican a recomprar sus acciones y a subirse los salarios. El sistema ya no precisa el beneficio por el hecho de que tiene a los bancos centrales. Esto, unido a las nuevas plataformas digitales como Amazon, un nuevo planeta en el que una sola persona decide lo que compras, lo que vendes, los costes y te deja ver lo que desea, crea un nuevo tecno-feudalismo que ha matado el capitalismo.

–Con este escenario, ¿cómo ya hay quien llama a Podemos, Pudimos?

–No es la primera ni la única vez que la izquierda falla. Cuando los banqueros van a Davos, tienen un plan para el planeta. La ultraderecha tiene un plan, la inmigración es el inconveniente. Por el contrario, la izquierda es un completo desastre. Podemos ha cometido muchos fallos, mas sobre todo 2. El primero, apoyaron a Syriza en Grecia sin grietas. Y cuando Tsipras firmó la rendición a la Troika en el mes de julio de dos mil quince, recuerdo que Rajoy salió enarbolando el documento y diciendo frente a las cámaras: «Esto es lo que conseguiréis votando a la Syriza española». Fue un fallo desastroso de Pablo Iglesias. El segundo fue no tener un plan para Europa. Pues para asaltar el poder de veras hay que saber qué se le dirá a Merkel. Nosotros teníamos un plan para Europa, mas Iglesias no estaba interesado. Fue un suicidio político si lo que deseas es regir y el resultado es que Podemos es ya Pudimos.

–¿Hay semejanzas entre Iglesias y ?

–No le conozco. Somos de izquierdas y no tengo pelo…

–Bueno, se termina de recortar su conocida coleta.

–Solía llevar coleta hasta el momento en que me quedé pelado… (ríe).

–Usted fue muy criticado en su instante por un documental para una gaceta en el que lucía su fabuloso piso de la ciudad de Atenas al lado de su esposa con la Acrópolis de fondo. ¿Cavó su tumba Iglesias cuando se mudó a una casa de campo con piscina y jardín?

–No lo sé. En mi caso fue una estupidez aquel documental. Si viene a mi casa, va a ver que es un piso de ciento veinte metros cuadrados que perteneció a mi suegra. ¿Debo solicitar excusas? Solo puedo comentar como vivo .

–¿Ha muerto Podemos?

–Me agradaría que no, mas terminará volviéndose intrascendente.

–¿Tiene alguna relación con Tsipras o bien son contrincantes?

–(Hace un cero con sus dedos) Ninguna, mas no creo en un planeta con oponentes, si bien no tenemos nada que decirnos.

–Para eludir recortes, Sánchez va a subir los impuestos. ¿Es esa la fórmula de la izquierda para salir de la crisis?

–No va a haber restauración para la mayor parte con estas políticas que van a dar los fondos de restauración a una oligarquía.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *