¿Por qué verificamos un par de veces que la puerta está cerrada al salir?
Salud

¿Por qué verificamos un par de veces que la puerta está cerrada al salir?

Cada cierto tiempo, a todos nos ocurre que la distracción y la prisa por venir a donde precisemos ir pueden resultar en lapsos de memoria o shocks repentinos cuando nos percatamos de que no estamos seguros si hicimos todo cuanto debíamos, la mayor parte de las veces pues lo hacemos de forma automática. Levantarnos de la cama para poder ver si hemos cerrado la puerta de casa o retornar al vehículo para revisar si hemos apretado el botón del mando son ciertas acciones que efectuamos por temor a esos escenarios imaginarios de latrocinios o accidentes. En este sentido, una nueva investigación de la Universidad de Concordia en la ciudad de Montreal, Canadá, publicada en el “Journal of Obsessive-Compulsive and Related Disorders”, ha sugerido que semejantes temores pueden resultar en un comportamiento de control recurrente, lo que puede estar en el centro de muchos trastornos de ansiedad, incluyendo el Trastorno obsesivo apremiante (TOC).

Con la investigación de la Universidad de Concordia en la ciudad de Montreal, Canadá, los científicos aguardan hallar mejores maneras de tratar el TOC y otros trastornos de ansiedad desde su raíz.
Con la investigación de la Universidad de Concordia en la ciudad de Montreal, Canadá, los científicos aguardan localizar mejores maneras de tratar el TOC y otros trastornos de ansiedad desde su raíz. FOTO: La Razón (Custom Credit)

Al tratarse de acciones comunes y insulsas, nuestra memoria a medio y a largo plazo no crea un registro de memoria toda vez que lo hacemos, ya que nos ocuparía un espacio valiosísimo en nuestro cerebro. Además, “hemos probado que las personas que piensan que perderán el control tienen considerablemente más probabilidades de exhibir un comportamiento de control con mayor frecuencia”, afirma el coautor del estudio, Adam Radomsky. Con estos descubrimientos, los científicos aguardan hallar mejores maneras de tratar el TOC y otros trastornos de ansiedad desde su raíz. “Cuando tratamos el TOC en una clínica podemos intentar reducir las opiniones sobre la pérdida de control y eso debería reducir sus síntomas”, explica Radomsky.

EL TOC es un Trastorno en el que existe la presencia de obsesiones, compulsiones o las dos.
EL TOC es un Trastorno en el que existe la presencia de obsesiones, compulsiones o las dos. FOTO: PIXABAY

Para el estudio, Radomsky y el coautor del artículo Jean-Philippe Gagné, reclutaron ciento treinta y tres participantes entre un conjunto de estudiantes de pregrado. “Los que participaron recibieron datos de electroencefalogramas falsos”, explica Radomsky a lo que añadió: “Se les asignó al azar comentarios falsos de que tenían un peligro bajo o alto de perder el control sobre sus pensamientos y acciones”. Una vez que persuadieron a los estudiantes de que tenían el control total o corrían el peligro de perder el control, los científicos les solicitaron que completaran una labor en el computador que requería que “controlaran el ritmo de las imágenes” haciéndolas desaparecer antes que desapareciesen de la pantalla. No obstante, lo que los participantes no sabían era que no tenían control real sobre las imágenes, que estaban programadas para flotar dentro y fuera de su vista a un ritmo concreto. Los participantes recibieron instrucciones de emplear múltiples combinaciones de teclas para supervisar las imágenes y presionar la barra espaciadora para confirmar su comando. Radomsky y Gagné hallaron que los participantes que estaban persuadidos de que corrían un mayor peligro de perder el control de sus acciones se implicaron en un comportamiento de verificación más minucioso que sus contrapartes, a quienes se les afirmó que era probable que sostuvieran el control.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *