Prácticamente treinta pupilos con discapacidad intelectual se gradúan tras 3 años en estudios posobligatorios
Sociedad

Prácticamente treinta pupilos con discapacidad intelectual se gradúan tras 3 años en estudios posobligatorios

El día de ayer recibieron sus diplomas de graduación -avalados por el Centro de Estudios Superiores Cardenal Cisneros- un total de veintinueve pupilos con discapacidad intelectual que conforman la sexta promoción de CAMPVS, proyecto de capacitación postobligatoria de la Fundación A LA PAR para jóvenes entre dieciocho y veinticinco años con discapacidad intelectual.

Este programa formativo tiene una duración de 3 años académicos en los que los pupilos adquieren las herramientas precisas para su integración al mercado de trabajo en 3 perfiles: Administración, Comercio y Hostelería.

En ese periodo conjugan tanto la adquisición de los precisos conocimientos teóricos como el ejercicio práctico en diferentes empresas. Con esta promoción son ya ciento setenta y uno los pupilos con discapacidad intelectual que se han graduado en este proyecto educativo de Fundación A LA PAR. El índice de inserción laboral se ubica en el cincuenta por ciento en el primer año tras acabar los estudios.

El acto fue presentado por el reconocido cronista de Onda la capital española Juan Pablo Colmenarejo y ejercitó como Madrina de Graduación la Directiva de Recursos Humanos, Comunicación y Responsabilidad Social Corporativa de Globalvia -una de las compañías que más ha apoyado este proyecto formativo desde sus principios- Belén Castro Giménez.

Con una media de edad de veintitres años, estos chicos y chicas han vivido su capacitación postobligatoria con ilusión, dedicación y sacrificio y tienen, si cabe, un plus de mérito si tenemos presente que la mitad de su capacitación en CAMPVS ha coincidido con las dificultades derivadas de la crisis sanitaria provocada por la pandemia de COVID diecinueve. Estas circunstancias forzaron a añadir la teleformación a muchas de sus clases o bien, aun, en algunos casos, a retrasar la realización de sus prácticas en empresas; Circunstancias que, no obstante, no han hecho sino más bien acrecentar su ya notable resiliencia y capacidad de adaptación a los cambios, desarrollar sus destrezas digitales, y dar fe, en definitiva, de una preparación que va alén del mero conocimiento académico.

En el alegato de clausura, la presidente de la Fundación A LA PAR, Almudena Martorell, tras felicitar a los “29 valientes que habéis decidido romper el molde” al dedicar 3 años en una capacitación superior, algo con lo que asimismo resaltó que los nuevos graduados eran una suerte de “soñadores revolucionarios”, a pesar de que, agregó, “paradójicamente, sencillamente habéis escogido lo que escogen prácticamente todos los jóvenes de vuestra edad”. Al lado de ello, solicitó a las compañías animarse a “dejar relucir a la discapacidad en sus plantillas, y a beneficiarse de toda la riqueza y competitividad que eso lleva consigo.”

Al acto asistieron, entre otros muchos, José Aniorte Rueda, Encargado de Gobierno del Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social del Municipio de Madrid; Óscar Álvarez López, Directivo General de Atención a Personas con Discapacidad de la CAM, como concejales del Municipio de la villa de Madrid y miembros del Congreso de los Diputados en la Reunión de la CAM de diferentes formaciones políticas; Javier Luengo, Directivo General de Plena Inclusión la capital de España. En representación de la Fundación A LA PAR estuvieron presentes su presidente, Almudena Martorell, su Directivo General, José Luis Castro, como diferentes miembros de su Patronato. Junto a ellos se hallaban Raúl Cana, Directivo del Centro de Estudios Cardenal Cisneros; Eduardo Petrossi, Consejero Encargado de Mahou San Miguel; Alfredo Mahou Herraiz, Presidente de la Fundación Mahou San Miguel; Cristóbal Sánchez-Blesa, Subdirector General de Programas y Centros de Fundación Montemadrid; o bien Pedro Tomey, Directivo General de la Fundación Aon España, todos cooperadores del proyecto de CAMPVS.

La meta esencial de CAMPVS es promover la inclusión asociado laboral de los jóvenes con discapacidad intelectual facilitando los apoyos precisos, capacitándoles como sujetos activos de su vida, y desarrollando sus habilidades adaptativas en ambientes reales, mediante la construcción de puentes de cooperación entre el centro, la familia, la compañía y la comunidad, como agentes participativos en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *