preparar al SNS para futuras pandemias
Salud

preparar al SNS para futuras pandemias

La pandemia de la Covid-diecinueve no es exactamente la primera que ocurre a la Humanidad, de ahí la relevancia de aprovechar las lecciones aprendidas para prosperar el sistema sanitario actual y prepararlo para futuras pandemias. Desde el instante en que se desató el SARS-CoV-dos se ha vuelto la mirada cara la grave crisis sanitaria producida por la mal llamada gripe de España, tratando de buscar semejanzas y diferencias entre los dos capítulos que asistan no solo a comprender mejor de qué forma ha podido ocurrir esta nueva crisis, sino más bien qué lecciones deberíamos aprender.

«Tanto en la Gripe de mil novecientos dieciocho como con la Covid hubo un control de movimientos con aislamiento social, fruto de ellas hubo consecuencias económicas que en el caso de la Covid va a ser más bastante difícil regresar al escenario anterior, y en las dos ha habido una percepción alterable del peligro. Mas asimismo ha habido esenciales diferencias, como que la del dieciocho afectó sobre todo a jóvenes, mientras que la Covid a los mayores o bien la veloz investigación de vacunas y la existencia del Sistema Nacional de Salud», explica Jesús María Aranaz, jefe de Servicio de Medicina Precautoria y Salud Pública del Centro de salud Universitario Ramón y Cajal, en la capital española, a lo largo del IV Congreso de la Organización De España de Centros de salud y Servicios de Salud (Oehhs), festejado en Salamanca, si bien de forma on line.

Ahora bien, «si ya antes de la pandemia uno de cada diez pacientes padecía algún daño a consecuencia de su ingreso hospitalario, ahora esta realidad ha sido mayor. A eso hay que sumar todos aquellos ciudadanos que no han podido ser atendidos por acudir a pacientes Covid. No es la primera pandemia a la que se encara la Humanidad, y a pesar de los múltiples avisos de la pandemia, no les hicimos caso», agrega.

Ahora hay que aprovechar las lecciones aprendidas, «como la telemedicina, el trabajo interdisciplinar, poner al paciente en el centro de la atención», explica José Francisco Soto Bonel, presidente de Oehhs. Y para esto –prosigue Aranaz– hay que «ir cara un nuevo modelo de administración, acentuar la investigación, asegurar la seguridad del paciente y del profesional», etcétera

Para Pedro M. Ruiz, organizador de Calidad del Centro de salud doce de Octubre se precisa una sanidad pública robusta; acomodar el número de profesionales sanitario, instalaciones y equipamiento; estar bien organizados y ordenados, lo que habría de ser una obligación de los centros y menos de la mitad lo tienen, y la relevancia de estar adecuadamente abastecidos».

Ahora bien, como recuerda Juana Labiano, directiva del Servicio de Calidad de la Clínica Universidad de Navarra, «es imposible prevenir todos y cada uno de los daños. En cualquier caso resulta indispensable tener planes de seguridad con objetivos específicos, implantar medidas y valorarlas para poder ver si marchan o bien no, como la integración del farmacéutico en campos de peligro. En lo que se refiere a la organización, se precisa valorar los peligros y contar con planes de contingencia» con un fin claro: prosperar «la seguridad» .

Y si algo resulta vital es recobrar «un cuerpo nacional de sanidad que teníamos hace un tiempo, Daban su opinión sólida, que primaba sobre la de los políticos y eso a lo largo de la Covid nos ha faltado», concluye el médico Antonio Burgueño.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *