Sánchez va a hacer un “veto de legislatura” a Vox
Nacional

Sánchez va a hacer un “veto de legislatura” a Vox

Los partidos han comenzado la habitual partida de ajedrez tras las elecciones, con el agravante de que hay poco tiempo para la resaca por el hecho de que la semana próxima comienza una dura campaña electoral de municipales y europeas, y asimismo de autonómicas salvo en País Vasco, Galicia, Valencia, Andalucía y Catalunya.

En este escenario hay que comprender que Ciudadanos prosiga hostigando por tierra, mar y aire a Pedro Sánchez, que el presidente del Gobierno ofrezca solo un acuerdo de legislatura a Podemos, rechazando de entrada un gobierno en alianza al que el líder de Podemos se aferra como clavo ardiendo. Las 3 fuerzas marcan el terreno de cara a los próximos comicios. Ciudadanos erigiéndose como la opción alternativa de oposición para arrinconar al Partido Popular en las municipales y conseguir el sorpasso en europeas y autonómicas, cuando menos en la capital de España, Podemos como el garante de políticas de izquierda con la meta de preservar sus «ayuntamientos del cambio», especialmente Barna y la capital española, y el Partido Socialista sosteniendo la calma para convalidar su victoria y afianzar sus mayorías en todo el territorio. Frente a los órdagos de Podemos, entendimiento, a propósito que Pablo Iglesias no puede bloquear la legislatura y si lo hace se podría virar en contra suya.

Capítulo aparte merece el PP. Pablo Casado se ha lanzado contra VOX, que ahora considera «ultraderecha», mas la verdad es que en su partido hay de todo. Desde quienes estiman que es preciso «ensanchar el centro», como es el caso de Nuñez Feijoó y Juan Manuel Moreno Bonilla, o bien quienes no renuncian a acordar con la capacitación dirigida por Santiago Abascal y sostener un alegato duro tanto en la manera como en el fondo. Exponenes de esta forma de comprender la estrategia del Partido Popular serían Cayetana Álvarez de Toledo y la aspirante madrileña Isabel Díaz Ayuso. Los populares encaran los próximos comicios con una evidente debilidad fruto del barapalo recibido en las legislativas y falta de consistencia en el alegato.

VOX asimismo es capítulo aparte y, sobre todo, diferente. Alén de pedir la reiteración del recuento electoral, la ultraderecha muestra su insatisfacción con los resultados. La percepción era que iban a conseguir un resultado increíble, mas se han quedado en una situación intrascendente. Esta situación va a ser explotada por Pedro Sánchez descartando a VOX de cualquier charla y, considerablemente más, negociación sobre la Mesa del Congreso. Es más, fuentes socialistas aseveran que esta resolución no es trivial y que va a marcar la actitud de los socialistas con la capacitación de la ultraderecha nacionalista en toda la legislatura.

El presidente en funciones ha citado la semana próxima a Pablo Casado, Albert Rivera y Pablo Iglesias, en orden correlativo a sus resultados electorales. Con Casado primeramente, el presidente reconoce el papel de líder de la oposición al presidente del Partido Popular, ninguneando así a Rivera. Asimismo Iglesias ha probado su malestar por ser el último en ser citado en La Moncloa, mas de esta manera, Sánchez pone negro sobre blanco su estrategia. Podemos es el asociado preferente, mas ha sufrido una derrota electoral, y no tiene ningún interés en darle más estrellato que el preciso. Ante sus órdagos, entendimiento, a propósito que Pablo Iglesias no puede bloquear la legislatura y si lo hace se podría virar en contra suya. Esta es la situación socialista, por lo menos por el momento.

En Moncloa, los mandatarios políticos examinarán los resultados electorales y todos expondrán a Sánchez su situación. Fuentes del ambiente presidencial cuentan a LA RAZÓN que el presidente «escuchará y va a tomar nota, mas solo charlará de la configuración de la Mesa del Congreso. De acuerdos de legislatura, nada de nada hasta tras el veintiseis-M». Los líderes de los primordiales partidos van a ser los únicos en ser recibidos por el presidente. Esquerra Republicana, Partido Nacionalista Vasco, Partido Regionalista de Cantabria, Junts per Catalunya, Alianza Canaria y Compromís no van a pasar por Moncloa mas no van a ser excluidos de las negociaciones sobre la composición de la Mesa del Congreso. La cita la van a tener con Adriana Lastra, la jefe de filas del Conjunto Socialista que los convocará a todos de ellos en el Congreso. Ni siquiera ERC ha hecho caballo de batalla en esta cuestión. En verdad, aceptaban que Sánchez no los recibiría en el Palacio de La Moncloa, y se dan por satisfechos con este encuentro.

Para los republicanos, la composición de la Mesa no es el centro de su discute político y guardan fuerzas para la investidura, los acuerdos legislativos y, sobre todo, las conversaciones sobre la situación en Cataluña siendo este último punto el primordial en la ageda de los reublicanos.

Y como no podía ser de otro modo, en las últimas horas, han comenzado las quinielas en los corredores del poder socialista. Qué ministro entra, qué ministro sale, quién va a acceder al vital puesto de presidente (o bien presidente) del Congreso de los Miembros del Congreso de los Diputados. «Todo esto son elucubraciones», apuntan fuentes socialistas». Pedro Sánchez estudia perfiles de posibles ministros, examinando a su actual equipo pensando en un gobierno monocolor tras la cita con las urnas el día veintiseis. Ya antes de ese día, solo está garantizada la marcha del titular de Exteriores José Borrell, como aspirante a las europeas, con la excepción de si el presidente o bien presidente del Congreso sale del ejecutivo. Por el momento, el círculo más próximo a Pedro Sánchez, en el partido y en Moncloa, guarda silencio.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *