Soria

«Si la radioterapia está más cerca en la capital española hay que ponerlo fácil» – Soria

Pregunta.-Los pacientes sorianos deben salir fuera para determinados tratamientos y especialidades, como radioterapia, una de las protestas que centró la manifestación de Soria Ya. ¿Es viable?
Contestación.-El Instituto de Médicos se lo ha explicado y hay unas indicaciones de la Asociación De España de Radioterapia y demandan unas condiciones que no se dan en ambientes de población de menos de trescientos habitantes. El tumor más usual acá es el de mama, con algo más de noventa casos, y solo se podrían tratar en torno a una tercera parte. Si tuviese que tratarme, no desearía hacerlo en esa unidad de radioterapia de Soria por el hecho de que es algo tan especializado… Además de esto, solo va a atender solo una serie limitada de casos. Lo esencial es que te lo resuelvan y lo resuelvan bien, otra cosa es que te traten mal en los desplazamientos, por el hecho de que eso ha pasado. Recientemente los del val del Jalón iban a Zaragoza y otros a Logroño, mas el transporte no es buenísimo. De esto se protesta hasta el Sacyl, se marcha en ambulancias que tienen suspensión y peculiaridades de furgonetas para patatas. Y eso no se ha mejorado mucho. La tendencia de apreciar tener todos el centro de salud en la puerta no es buena. La calidad asistencial no va por ahí, sino te hagan lo mejor en el mejor lugar. Lo de radioterapia es una cuestión populista mas poco conveniente para tener una calidad asistencial de primera.
P.-¿Y la unidad satélite?
R.-Puede ser mas creo que lo mejor es garantizarnos una unidad potente, de primera calidad y cerca. Para ciertos casos podría estar bien, mas hay que buscar costos efectivos y meditar si es rentable. Es que existen casos extremos, como gente que iba desde Arcos y estaba todo el día en Burgos, que se arregló yendo a Aragón, y eso es inhumano. Esas condiciones no pueden ser mas por el hecho de que es el extremo, cuando tienen una comunicación considerablemente más simple con la villa de Madrid, un cercanías, lo que hace que pudiesen ir allá. La compartimentación en las autonomías en determinadas cosas inciden desfavorablemente en ciertos aspectos de los sistemas sanitarios. Si Arcos está cerca de Zaragoza y de la capital de España, hay que ponérselo simple y asegurarse la máxima eficiencia, y esa se da en centros de primera.
P.-¿Se ha politizado todo esto, con las promesas de uno y otro partido?
R.-Sí, está muy politizado, todos prometen, y en sanidad no habría de ser de esta manera. Habría que aspirar a ser eficientes, eficaces y efectivos. No asegurar todo mas que entonces no se llegue a la calidad suficiente. No puede haber una unidad por servirnos de un ejemplo de neurocirugía con un paciente a mes, es que terminaría siendo un mal profesional y no haciendo bien las cosas, y no te sentirías seguro en sus manos pues lo que hay está muy conveniente a las necesidades y lo que se puede hacer con buena calidad. Quisiéramos tener asimismo el servicio de vascular, mas cuando hay que tener una cierta práctica y número de casos para sostener la habilidad, la capacidad y la calidad asistencial quizás es mejor solicitar que nos pongan acá el helicóptero, en vez de que esté en Aranda de Duero. En las unidades satélites, además de esto, me llama la atención el tema de desplazamientos, pues son aparatos ultrasensibles y se pueden deteriorar con cierta frecuencia de ahí que. Algo que va de un lado a otro… Es que en ocasiones solicitamos cosas…
P.-¿Qué pasará en Soria frente a la previsión de las jubilaciones y qué es preciso empezar a hacer ya?
R.-Las previsiones son de lo más oscuras y como no se tomen medidas… Si faltan médicos a nivel global y en Soria no se les estimula apropiadamente estamos al final. El cincuenta y nueve por ciento de los médicos de Soria tienen más de cincuenta y cinco años, esto es, que se pueden jubilar en diez años, con lo que la capacidad de reposición es prácticamente imposible. A Dios gracias en ciertas especialidades, las más demandadas y con menos gente, como pediatría, son más jóvenes, si bien el número sea deficiente. El inconveniente es mayor en atención primaria, que se jubilarían unos ochenta en diez años, que en especializada por el hecho de que el personal del centro de salud está más remozado. Si salen del MIR unos 8 médicos y ciertos no se quedan, si bien vengan otros de fuera, no hay capacidad de reposición. Si bien es posible que ciertos que se pueden jubilar lo extiendan por el hecho de que frente a la falta se autoriza hasta los setenta a todo el que desee. El conjunto de más de cincuenta y cinco años es del cincuenta y dos con dos por ciento , con el seis con cuatro por ciento de los mayores de sesenta y cinco, con lo que se marchan a jubilar el cincuenta y 8 con seis por ciento tienen más de cincuenta y cinco años. Seguramente sea la provincia más avejentada de España desde el punto de vista médico, con mucha diferencia, y eso no presagia nada bueno. Pues no tenemos las peculiaridades para la reposición, Valladolid y Salamanca lo tienen más simple que absolutamente nadie, lo tienen todo a favor al contar con la capacitad y la capacidad de formar con centros de salud clínicos, aparte del atrayente para fijarlos. De los que salen de Soria para estudiar Medicina no vuelven ni el diez por ciento .

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *