Si tiene inconvenientes para ir al baño el inodoro es su peor contrincante
Salud

Si tiene inconvenientes para ir al baño el inodoro es su peor contrincante

Es uno de los términos que más buscas amontona en Google, prueba del interés que produce y que nos da una idea del alcance de este trastorno, uno de los más habituales en las sociedades «industrializadas». Y asimismo, por qué razón no decirlo, de que todavía da un tanto de vergüenza charlar de ello pese al bombardeo promocional con las mil y una soluciones para progresar el tránsito intestinal (¿se ha dado cuenta de la cantidad de anuncios que aparecen en la T.V. sobre todo tipo de antídotos con tal finalidad a cuál más eficiente?) y que van desde yogures a infusiones, pasando por productos a base de plantas medicinales o bien enemas.

Pues los antídotos para ir al baño de forma regular venden. Y más en estas datas, cuando se acentúan los cambios de hábitos, de dieta y de horarios propios de las vacaciones veraniegas, dando sitio a lo que es conocido como «estreñimiento del viajero». No obstante, es posible que la solución a este inconveniente sea, en aquellos casos en los que se genera puntualmente, considerablemente más fácil. Y es que la postura que adoptamos para ir al baño resultaría no ser la más conveniente para favorecer en este menester.

Al evacuar sentados en el inodoro –con las piernas en un ángulo de noventa grados respecto al cuerpo– el músculo puborrectal no se relaja absolutamente, de manera que no permite que salgan todas y cada una de las heces o bien debamos ejercer presión cara abajo y usar la maniobra de Vasalva (espirar aire con la glotis cerrada o bien con la boca y la nariz cerradas o bien, lo que hablando en plata, se afirmaría empujar de forma fuerte) para asistir a expulsarlas. Esto favorece el estreñimiento, aumenta la presión en el suelo pélvico, los prolapsos y las hemorroides.

En cambio, haciendo que el ángulo entre piernas y leño sea de unos cuarenta y cinco grados la supresión es más simple y veloz puesto que, así, «el músculo puborrectal se relaja completamente, mejorando la evacuación. Levantar las rodillas sobre las caderas pone en mejor situación el intestino para evacuar. Reposiciona el recto, que en ocasiones forma un ángulo, y esto causa que el conducto final se ponga recto, valga la redundancia, lo que, ayudado por la gravedad, mejora la evacuación», explica José Beatos, ex- secretario general del Instituto de Fisioterapeutas de la capital de España.

El inconveniente del inodoro

Hasta el momento en que se ideó el inodoro, la humanidad ha empleado la situación de cuclillas para «hacer de vientre». En verdad, si se observa a un pequeño, cuando tienen el reflejo de evacuación, se ponen en esta postura de forma instintiva. Mas con la llegada del inodoro moderno se dejó de usar y esto ha acarreado que creciese la incidencia de enfermedades que hasta ese momento no eran tan usuales.

De ahí que, Francisco José García Fernández, portavoz de la Fundación De España de Aparato Digestible (FEAD) la aconseja «en pacientes con inconvenientes expulsivos. Esta postura es la más fisiológica y facilita la expulsión de las heces. Los muslos actúan de soporte de los glúteos y el suelo pélvico reduciendo de este modo el peligro de lesiones secundarias a sacrificios defecatorios intensos y repetidos».

Y para conseguirlo, solamente simple que hacerse con un banquito de los que por norma general utilizamos para lograr las cosas en los guardarropas más altos. «La situación puede lograrse parcialmente utilizando taburetes o bien levantas que dejen elevar los pies a lo largo de el ahínco defecatorio», sigue García Fernández.

Este hecho está a nivel científico probado. De este modo, «un estudio efectuado en dos mil dieciseis que equiparó el ahínco efectuado a lo largo de la defecación en la situación de sentado o bien en cuclillas confirmó que tanto el tiempo preciso para la sensación de un vaciamiento intestinal satisfactorio como el grado de esmero subjetivamente evaluado es menor en la situación de cuclillas que en la situación de sentados», asegura Mercedes Ricote, organizadora del conjunto de trabajo de Aparato Digestible de la Sociedad De España de Médicos de Atención Primaria (Semergen). Y todavía hay más. «En otro trabajo, asimismo de dos mil dieciseis, concluyeron que la situación de “el pensador” semeja ser un procedimiento más eficaz para la defecación que la situación sentada.

Y que esta técnica puede ser útil para regresar a adiestrar a pacientes con estreñimiento –continúa– con lo que, si con el “banquito” logramos la postura del pensador, puede asistirnos con ciertos pacientes, sobre todo en aquellos en que esta ocasionado por una perturbación en el mecanismo de la defecación».

dos de cada diez personas lo padecen

El estreñimiento es un síntoma que se define como una defecación insastifactoria que se identifica por deposiciones poco usuales (menos de 3 a la semana) y/o con esmero, sensación de complejidad y mayor tiempo para hacerlo, evacuación incompleta, deposiciones irregulares y duras. Este trastorno es muy usual en la población y forma, tras el dolor abdominal, la segunda causa de consulta por nosología digestible. Conforme diferentes estudios, su prevalencia en España fluctúa en cerca del veinte por ciento . Resulta más frecuente en mujeres, (con una incidencia más del doble que en hombres, seguramente relacionado con cambios hormonales) y en personas con vida sedentaria, con una dieta baja en líquidos y fibra. Además de esto, aumenta con la edad, siendo sobre todo muy prevalente en las personas mayores de setenta años, seguramente relacionado con una reducción en la motilidad colónica.

Asimismo es sensiblemente pero usual en los países industrializados seguramente por cambios en los hábitos vitales y nutrición tradicionales, con menor actividad física, mayor sedentarismo y menor consumo de fibra y mayor de proteínas (carne). De forma que los primordiales factores por los que esta nosología es tan usual están relacionados primordialmente por estos hábitos vitales y mayor longevidad de la población.

Tratamientos de todo género

Como afirmábamos al comienzo, hay una enorme pluralidad de productos que se anuncian como «infalibles» para terminar con él, mas ¿dan resultado? ¿cuáles marchan? «Habitualmente estos antídotos que se anuncian son laxantes basados en agentes irritantes, primordialmente hojas de sen, que provoca estimulación de la motilidad colónica y mayor secreción mucosa. Normalmente son eficientes, logrando inducir la defecación, mas no son los antídotos pero aconsejables, en tanto que anula el ritmo regulativo intrínseco del colon, de forma que provoca dependencia de estos productos precisando su toma crónica. Con el tiempo acostumbra a condicionar un colon alongado y también hipotónico, así como la pigmentación oscura de su mucosa», cuenta García Fernández.

Otro antídoto muy publicitado es el de supositorios de glicerina que, puntualmente, pueden ser eficientes, continúa: «Al ser introducidos en el recto provocan el estimulo defecatorio y, como consecuencia, la defecación, mas esta acostumbra a ser parcial y solo del contenido de la ampolla rectal sin prosperar el trastorno de base, puesto que no afecta al resto del colon y su contenido. Por tal motivo tampoco son los antídotos pero recomendables».

Sin embargo, destaca el especialista, el tratamiento frecuente del estreñimiento idiopático simple se fundamenta en 3 pilares fundamentales: medidas higiénicas con cambios de hábitos vitales, medidas dietéticas con dieta rica en fibra y agua, y para finalizar, tratamiento con fármacos. Y a fin de que sea perfecto, es preciso abordar estas 3 facetas, puesto que se complementan. «Habitualmente incorporar las medidas higiénico dietéticas deja reducir los requerimientos de tratamientos farmacológicos o bien, aun, no tener que recurrir a ellos salvo en situaciones de descompensación».

Por el hecho de que, como agrega la doctora Ricote, no se debe olvidar que «la automedicación es un inconveniente en sí en cualquier nosología y con cualquier medicamento. Si bien nos puede calmar de forma veloz, no solventa la causa, y en ciertas ocasiones lo que consigue es un diagnostico tardío de enfermedades muy importantes».

El EFECTO «SQUATTY-POTTY»

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *