“Todo, salvo los 2 tronos de Madrid”
Nacional

“Todo, salvo los 2 tronos de Madrid”

Partido Popular, Ciudadanos (Cs) y Vox tuvieron el día de ayer su primera toma de contacto. Con el Partido Popular como intermediario, igual que en Andalucía, y en conversaciones paralelas, sin, por el momento, diálogo a 3. La comisión del Partido Popular plantea de partida que sea una negociación individual, cada gobierno en competición separadamente, y no de forma global. Solo ha habido un primer tanteo y la negociación formal comenzará de forma previsible la semana próxima. Va a ser larga y ya se cuenta con que no se resuelva hasta el momento en que esté a puntito de expirar el plazo. A fin de que avance deberán superar el obstáculo de que Ciudadanos corrija y admita sentarse sobre una mesa a 3 con Vox.

Génova vende optimismo y calma sobre la futura evolución de estas negociaciones. Asimismo en el partido es mayoritaria la opinión que se inclina por estimar que su situación es considerablemente más provechos que la de Ciudadanos. Si bien el Partido Popular haya perdido votos y la capacitación naranja haya mejorado en apoyos, mas, y esa es la clave para los populares, sin lograr el ansiado sorpasso sobre el Partido Popular. Hasta entre los más distanciados de Génova se percibe confianza en las posibilidades del partido en este pulso a múltiples bandas. Las «piezas» mayores son la Comunidad y el Municipio de la capital española, y las Presidencias de los Gobiernos de Castilla y León, Aragón y Murcia. Oficialmente Génova no desea adelantar estrategias. Mas en el análisis interno sí hay una línea roja clara, que es la villa de Madrid, Comunidad y Alcaldía. Los 2 Gobiernos por su simbolismo nacional y también internacional.

Como ya ocurrió con el acuerdo en Andalucía, el Partido Popular está seguro de que tiene todas y cada una de las de ganar. Que el costo para Ciudadanos de darle poder a la izquierda sería «muy alto», aun, afirman, en los Gobiernos de Castilla y León, de Aragón y de Murcia, «no solo de Madrid». Frente al comecome que apunta a que la capacitación naranja va a jugar con las variables y va a hacer que el Partido Popular pierda un feudo tan simbólico como Castilla y León, por servirnos de un ejemplo, o bien Aragón, por poner otro ejemplo, en la bóveda popular piensan que a las malas en Ciudadanos estarían prestos a dejarles regir en todas y cada una de las Comunidades Autónomas a cambio del Municipio de la capital española. Mas para los cálculos tácticos de los populares, de perder la partida, «todo, menos ceder los 2 tronos de Madrid».

El Partido Popular procura poner las piezas de igual forma que hicieron en Andalucía, si bien los contextos tienen impotantes diferencias, la más esencial, probablemente, que ahora no pesa la presión de unas elecciones próximas. Y que Vox ha aprendido de aquella negociación, y afirman que ya no están prestos a que les «humillen» de exactamente la misma forma. El Partido Popular procurará ser, mientras que le dejen, intercesor entre Ciudadanos y Vox, sin hacer causa del hecho de que la capacitación de la ciudad de Santiago Abascal esté anunciando que eleva el coste de sus escaños, demandando mesa a 3 y asimismo tocar poder.

El mantra de que los votantes «no perdonarían» a Ciudadanos y a Vox «ayudar a la izquierda» sirve desde el lado de Génova para procurar ahuyentar todas y cada una de las dudas que cercan la negociación de los nuevos Gobiernos. «Lo esencial es que no sume la izquierda. Ciudadanos procurará subir su cotización, y el Partido Socialista Obrero Español les va a ayudar todo cuanto pueda, mas saben que para ellos sería mortal que por culpa suya rija la izquierda», insisten insistentemente en las filas populares.

El inconveniente al que se encara Albert Rivera es más difícil que lo que airean desde el Partido Popular. Parte de su electorado no comprendería que facilitara Gobiernos de izquierda, mas otra parte tampoco entendería que se asocien con Vox. Desde Génova apelan a la «madurez» de Cs y Vox para sentarse a charlar y poder llegar a pactos. No obstante, Ciudadanos sostiene su rechazo a compartir Gobierno con Vox y a lograr pactos programáticos. Es prácticamente como decir que desean el apoyo sin costo de los escaños de Abascal, y esto para Abascal sería firmar su acta de defunción tras la experiencia andaluza.

En las primeras llamadas y contactos en el Congreso han participado el secretario general del Partido Popular, Teodoro García Egea, y, por la parte de Vox, su portavoz en la Cámara, Iván Espinosa de los Monteros. Una vez que Casado y Abascal ya hubiesen mantenido una primera charla el pasado miércoles. Mas no ha habido hasta el momento contacto directo entre Ciudadanos y Vox. Alguien deberá ceder, mas en este punto inicial sí parece obvio que si los de Rivera insisten en hacer como que Vox no existe, en lo que están es en buscar una opción alternativa que deje al Partido Popular fuera del poder. La suma no da.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *