todos podemos serlo en algún instante
Salud

todos podemos serlo en algún instante

No hay un perfil de súpercontagiador definido. Distintas investigaciones han sugerido ciertas pistas sobre sus peculiaridades. Una investigación efectuado a personas con edades entre diecinueve y sesenta y seis años en U.S.A. esta primavera, concluía que los mayores de este conjunto, que además de esto sufrían obesidad, espiraban 3 veces más gotas respiratorias que el resto. No obstante, lo único que se sabe con certidumbre es que este fenómeno prosigue siendo un misterio, puesto que ni la secuencia genética del virus, ni la gravedad de la enfermedad o bien las condiciones del huésped, como la edad, el sexo y sus condiciones de salud, están relacionadas con la superpropagación.

Una nueva investigación efectuada en la Universidad de Columbia con setenta y dos y quinientos muestras de saliva de poblaciones diferentes (hospitalizados, positivos presintomáticos y asintomáticos, entre otros muchos), semeja lanzar algo de luz sobre el fenómeno. De qué manera explica Eric Topol, conocido cardiólogo estadounidense, especialista en covid, la transmisión de la infección es «una historia de superportadores, en la que solo el dos por ciento de los individuos cobija el noventa por ciento de la carga de virus. O bien, lo que es exactamente lo mismo, una muestra del tradicional principio de Pareto, asimismo conocido como la regla del 80/20, que establece que, de forma general y para un extenso número de fenómenos, más o menos el ochenta por ciento de las consecuencias procede del veinte por ciento de las causas. Específicamente, los resultados del trabajo muestran que el noventa y nueve por ciento de los viriones (partículas activas de virus) que circulan en una comunidad son representados por solo el diez por ciento de la población asintomática y el catorce por ciento de la población sintomática. Además de esto, tanto en poblaciones asintomáticas como sintomáticas, un solo individuo con la carga viral de saliva más alta puede transportar más del cinco por ciento del total de viriones circulante.

Por ende, hay una distribución enormemente asimétrica de virus en las comunidades, con solo un pequeño número de personas portadoras de la enorme mayoría del virus. «Se ignora si se trata de individuos singulares capaces de cobijar cargas virales excepcionalmente altas, o bien si bastantes personas inficionadas pasan por un período cortísimo de carga viral exageradamente alta», agregan los estudiosos. Entonces ¿cuál es la clave? Según lo que parece, hay una serie de factores que pueden jugar un papel esencial. Primeramente, el conjunto sanguíneo del huésped puede condicionar que sus viriones (partículas infecciosas) sean más potentes y transmisibles. Como segundo factor, el estudio sugiere la microbiota del organismo. «El virus podría unirse de manera directa a la microbiota del huésped», y se ha visto que «las microbiomas nasales pueden influir en la transmisión aérea eficaz de virus respiratorios», apuntan los científicos.

Por otra parte, resaltan que podría haber factores físicos que optimen la transmisión, y aseguran que «en acontecimientos de superpropagación probablemente la transmisión de largo alcance tenga algo que ver», refiriéndose al contagio por sprays. Distintas investigaciones anteriores han comprobado la hipótesis de que las personas con obesidad pueden contribuir a un acontecimiento de superpropagación, al liberar una cantidad mayor de sprays infectivos. Para finalizar, asimismo hay un vínculo con factores ambientales. La persistencia de virus en el medioambiente depende, esencialmente, de la temperatura y la humedad. Las dos influyen en la mayor o bien menor estabilidad del virus, y en su aptitud. Con relación a esto, aseguran que la mayor o bien menor ventilación de interiores no estaría definiendo los acontecimientos de supercontagio, mas sí «está claro que una mayor ventilación y reducir el aforo en interiores reduce la transmisión del SARS-CoV-2», advierten.

El reputado epidemiólogo y también inmunólogo de Harvard Michael Mina aporta su hipótesis: «Lo que subyace tras esos enigmáticos casos de supercontagio es, sencillamente, una ventana de ocasión. Esto es, estar en el sitio equivocado en el instante equivocado, en el que todos podemos ser supercontagiadores», apunta en su perfil de Twitter.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *