Economía

trescientos.000 ERTE sin abonar y trescientos por ciento de sobrecarga de la plantilla

El martirio y el bloqueo administrativo que amontona la plantilla y una buena parte de los servicios administrativos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) prosiguen lejos de resolverse. Pedir vez prosigue siendo una aventura, sobre todo en las primordiales urbes de España –especialmente alarmante es la situación en la capital española y Barcelona–, y los retrasos en los pagos y las tramitaciones de los ERTE comienzan a ser algo más que un inconveniente funcional. Y fuentes del SEPE avisan: «Lo peor está por venir, con las nuevas limitaciones y la avalancha de ERTE que se aproximan. La tercera avalancha de la pandemia volverá a bloquearnos más de lo que estamos, y lo único que han hecho hasta el momento es poner parches y tapar orificios. Ninguna solución definitiva».

No es un aviso sin fundamento. Las nuevas limitaciones a la hostelería y a la movilidad que muchas comunidades autónomas está aplicando tras la campaña navideña ya está provocando un «atasco monumental» en las oficinas de Empleo, que se unen a los retrasos que se amontonan desde el mes pasado de octubre. La consecuencia directa es que miles y miles de trabajadores que han sufrido expedientes temporales los últimos 3 meses prosiguen sin cobrar, sobre todo los que corresponden a las peticiones colectivas.

Desde el Ministerio se niega la mayor y aseguran que «las peticiones colectivas se reconocen sin inconvenientes en todas y cada una de las provincias para las personas que han agotado su prestación. Esto ha supuesto un lógico incremento de la demanda, mas no nos constan retrasos reseñables».

Solamente lejos de la realidad. El colapso existe y «va ir a más», advierten desde CSIF, el sindicato mayoritario en la Administración y en el SEPE, puesto que la carga de trabajo que prosiguen asumiendo esta un trescientos por ciento sobre la demanda frecuente.

La carencia de medios prosigue siendo la causa primordial de este colapso y ni tan siquiera la ampliación de las horas extras autorizadas para el SEPE y los refuerzos de plantilla son suficientes para compensar el exceso de trabajo. No obstante, desde el Ministerio de Trabajo se niega tal colapso y recuerda los mil quinientos interinos que han sido contratados, «y con los que se proseguirá contando, como está reflejado en los Presupuestos Generales. Se prosigue trabajando en el refuerzo del personal cualificado en TIC». En este sentido, aseguran que todos y cada uno de los trámites «se están administrando con normalidad. En verdad, el proceso administrativo se ha mecanizado y es menos complejo que el año pasado». Solo reconocen ciertos retrasos puntuales.

No obstante, esta integración de efectivos es en parte falsa, puesto que los convocados mil quinientos llegan con una capacitación «muy deficiente y sin preparación para el puesto» y tardan bastante tiempo en amoldarse pues «el trabajo es muy técnico y cualificado», critican desde CSIF.

A esto se aúna el lastre de los sistemas tecnológicos. Si bien se han hecho mejoras en el sistema informático y se ha actualizado el servicio telemático, el atasco prosigue estando asegurado puesto que los funcionarios del Servicio de Empleo prosiguen trabajando con un programa de nóminas obsoleto –pese a sus sucesivas actualizaciones–, con más de 3 décadas a sus espaldas, que tiene contrariedades para amoldarse a las demandas de las nuevas tramitaciones y posibilidades laborales, que están modificándose de manera continua. «Su capacidad de adaptación no es inmediata y nos provoca retrasos toda vez que se publica en el BOE un decreto ley o bien una actualización», repiten a este diario múltiples trabajadores del SEPE, que reconocen ciertos retrasos en el pago de posibilidades, si bien insisten en que no son extendidos.

Mas no afirman lo mismo las cantidades que manejan, por servirnos de un ejemplo, los gestores administrativos, que en su último barómetro han confirmado que quinientos trabajadores prosiguen con inconvenientes en las cantidades cobradas a lo largo de su integración en un ERTE. Se trata de inconvenientes que se habían venido comentando a lo largo de todos estos meses y que corresponden, por poner un ejemplo, a no estimar la existencia de descendientes o bien cualquiera otra circunstancia que les estuviese suponiendo cobrar cantidades diferentes a las que tienen derecho, en demasía o bien en defecto.

El colapso del SEPE tiene aún a más de doscientos trabajadores sin ingreso alguno. En torno a trescientos.000 personas prosiguen sin cobrar las nóminas provenientes de los ERTE –200.000 que se sostienen en expediente y otros cien que se han reincorporado mas prosiguen sin percibir las nóminas pendientes– y aún prosiguen sin remediarse inconvenientes en las liquidaciones pertinentes a unos quinientos trabajadores, como fallos en el número de hijos, cobros superiores o bien inferiores a lo que le toca y otros. En conjunto, prácticamente ochocientos enmarañados por el caos del SEPE ante la carencia de personal y la incapacidad del Gobierno para solventar los

inconvenientes.

Noviembre se cerró con setecientos cuarenta y seis mil novecientos personas asistidas por esta prestación, prácticamente ciento cuarenta y cinco mil trabajadores más que en el mes de octubre. Desde este primer repunte en el número de ERTE desde el treinta de abril, cuando alcanzaron su máximo, prueba del impacto de la segunda ola del virus en el mercado de trabajo, la escalada es continua. Diciembre ha sumado un nuevo incremento de ocho mil treinta y tres personas, hasta los setecientos cincuenta y cinco mil seiscientos trece trabajadores.

Al colapso que se arrastra desde octubre se aúnan ahora los aumentos de trabajadores perjudicados por esta fórmula en la recta final del año y por el resto de posibilidades ordinarias y excepcionales, que se han multiplicado a lo largo de los últimos meses. «No solo nos limitamos a los ERTE. Hay miles y miles de posibilidades más que hay que atender». Suma y prosigue.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *