Un fallo de Hacienda impide que los autónomos en cese de actividad se apliquen deducciones familiares en la Renta
Economía

Un fallo de Hacienda impide que los autónomos en cese de actividad se apliquen deducciones familiares en la Renta

Un fallo de Hacienda en el volcado de datos del boceto de la Renta dos mil veinte impide a la mayor parte de autónomos en cese de actividad aplicarse las deducciones familiares, advierte Domingo Gallego, consultor fiscal ATA, en declaraciones a LA RAZÓN. ATA advierte que no se trata de un fallo que afecta a todos y cada uno de los autónomos, sino más bien solo a aquellos que en dos mil veinte recibieron la prestación por cese de actividad y aplican deducciones familiares como las deducciones por familias numerosas, por ascendente con 2 hijos a cargo por discapacidad de descendientes, ascendentes o bien cónyuge, o bien por maternidad. Sin embargo, si bien no es un fallo extendido, sí resulta en especial perjudicial para aquellos autónomos cuya actividad quedó prácticamente paralizada debido a la crisis.

El fallo radica en que los meses en los que se percibió la prestación por cese de actividad — eminentemente abril, mayo y junio del año pasado, a lo largo del confinamiento que forzó a miles y miles de autónomos a inmovilizar su actividad— se advierten como no cotizados. A lo largo de los meses no cotizados, la regla recoge que no se está en su derecho a las deducciones, al tiempo que si el autónomo estuvo en cese de actividad, las deducciones sí son compatibles. Ahí está el fallo, aclara Gallego. El consultor de ATA piensa que se puede deber al volcado de los datos o bien a que la información aportada por la Seguridad Social es equivocada.

Los efectos de este fallo pueden ser deplorables si los autónomos no están “ojo avizor” al comprobar el boceto de la Renta, resalta Domingo Gallego. El consultor fiscal de ATA pone de ejemplo el caso de un autónomo en cese de actividad que está en su derecho a aplicarse las deducciones por familia abundante y discapacidad de doscientos euros mensuales. No obstante, al hacer la declaración le salía que debía abonar seiscientos euros por no haber cotizado a lo largo de los 3 meses en los que se acogió al cese de actividad.

La propia Hacienda recoge en sus preguntas usuales la contestación sobre la compatibilidad entre el cese de actividad y la aplicación de deducciones. “¿Si se percibe la prestación por cese de actividad para autónomos es posible aplicar las deducciones por familias numerosas, por ascendente con 2 hijos y por discapacidad de descendientes, ascendentes o bien cónyuge?”, plantea en su página web.

Y la contestación es clara: “Tienen derecho a estas deducciones tanto los impositores que efectúen una actividad por cuenta propia o bien extraña por la que se esté dado de alta en el pertinente régimen de la Seguridad social o bien mutualidad, como aquellos que perciban posibilidades contributivas y asistenciales del sistema de protección del desempleo, o bien pensiones abonadas por la Seguridad Social, clases pasivas o bien mutualidades de previsión social alternativas”.

“La prestación por cese de actividad para autónomos es una de las posibilidades del SEPE que es gestionada por las mutuas cooperadoras con la Seguridad Social y el Instituto Social de la Marina, con la cooperación de los servicios públicos de empleo de las comunidades autónomas. Por ende, si se percibe la prestación por cese de actividad para autónomos se va a tener derecho a estas deducciones familiares a lo largo de los meses en que se perciba dicha prestación”, apunta la Agencia.

“Hacienda no avisa de este error”, advierte ATA. Por esta razón, los autónomos que hayan recibido la prestación por cese de actividad han de estar en especial atentos para no padecer este fallo Hacienda que les va a dejar sin el dinero que les toca y agudizará su ya maltrecha situación financiera. La parte positiva es que el fallo se puede remediar manualmente en el propio boceto, sin precisar hacer ningún otro género de trámite.

Los autónomos encaran sus obligaciones fiscales este año con otro golpazo impositivo. uno con cuatro millones de trabajadores por cuenta propia no pueden deducirse en el IRPF sus gastos de conservación por los «criterios restrictivos» que está aplicando la Hacienda (AEAT) en el momento de valorar estas deducciones. Además de esto, la Dirección General de Tributos asimismo determinó los autónomos que hayan visto forzados a teletrabajar por causa de la pandemia no están autorizados a deducirse los gastos de suministro, como la luz o bien la factura del teléfono o bien internet, puesto que lo percibe como una “circunstancia excepcional”.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *