Sociedad

Una aventura personal que asimismo mejora tu capacidad profesional

Desde dos mil catorce lleva en marcha Erasmus +, el Programa Europeo de Educación, Capacitación, Juventud y Deporte para el periodo dos mil catorce-dos mil veinte. A lo largo de estos 6 años, más de cuatro millones de personas (estudiantes, profesores, maestros, formadores, educadores y trabajadores en el campo de la educación) han tenido la posibilidad de trasladarse a Europa para fortalecer su capacitación y también impulsar sus perspectivas laborales y desarrollo personal. Únicamente en este país, se han podido favorecer más de seiscientos personas.

Una de ellas es Almudena Álvarez, estudiante de sociología en la Universidad Carlos III de la villa de Madrid, y a lo largo del curso dos mil diecinueve-dos mil veinte pupila de la Universidad SciencesPo de la ciudad de París merced a las Becas Santander Erasmus. “Tomé la resolución de irme de Erasmus pues suponía un reto personal para mí. Pese a que siempre y en todo momento he sido bastante sociable y me ha agradado viajar, tenía ganas de romper barreras y temores personales a tener que ser plenamente independiente y ganar la sensación de valerme por mí misma”, nos explica Almudena.

La relevancia de ser Erasmus

Competencia en idiomas, futuro profesional, experiencia única, amistades para siempre, madurez y también independencia o bien incremento de la tolerancia son ciertos de beneficios de ser Erasmus. “El simple hecho de haberlo hecho creo se valora muy de forma positiva en el campo profesional. La capacidad de haberme integrado en otra cultura, ponerme en los pies de otra gente, me ha semejado fundamental. En muchas ocasiones consideramos que es afín. En verdad, pensaba ‘bueno, es Francia, no va a ser muy, muy diferente’, mas estaba equivocada. Asimismo lo he aprovechado para aprender otro idioma como es el francés. Eso es un punto muy a favor mío. La elección de universidad asimismo fue esencial, me ha tolerado abrir los ojos a otros modelos educativos”, cuenta Almudena Álvarez.

“Ha sido un descubrimiento personal”, comparte. Y es que uno de los mayores beneficios reside indudablemente en el desarrollo individual. No es casualidad que el leimotiv del programa Erasmus sea ‘Cambiando vidas, abriendo mentes’. “Ha sido uno de los años en los que he ganado más confianza en mí. La posibilidad de salir de tu círculo y tu burbuja te ayuda mucho a presentarte tal como eres. Ha sido muy genial en el sentido de que no precisaba tener el background de mi familia o bien amigos para sentirme bien, he explorado nuevas facetas de mí y he aprendido a ser admitida y admitir a otros tal como son”, asegura Almudena.

Los llamados ‘Erasmus de la pandemia’ han visto frustrada y también interrumpida una experiencia única. En palabras de Almudena, “ha sido una faena. Es verdad que todo el planeta padeció el parón, mas que detuvieran esta experiencia, que es única entre un millón, fue una faena. Que se acabase de esta manera de cuajo me dio mucha pena y me costó darme cuenta y comprender que se había acabado. Hasta el final estuve pensando que podría volver”.

Cooperación público-privada para abordar el impacto de la pandemia

Durante los treinta y tres años de existencia del programa Erasmus, diferentes entidades privadas han ido probando interés por esta columna vertebral de la educación superior en Europa. Banco Santander es una de ellas. Por este motivo, el pasado diez de diciembre el ministro de Universidades, Manuel Castells, el presidente de Crue Universidades Españolas, José Carlos Gómez Villamandos, y la presidente de Banco Santander, Ana Botín, sellaron por tercera vez su angosta cooperación para la puesta en marcha de las Becas Santander Erasmus 2021/2022. Para Ana Botín, “no hay mejor inversión que la educación para avanzar cara un nuevo modelo más productivo, abierto, inclusivo y sustentable, basado en el conocimiento y en el talento”.

Esta ya es la III edición de las Becas Santander Erasmus, y va a contar con una financiación de más de uno con tres millones de euros para la concesión de dos mil ciento cincuenta y dos becas y ayudas de dos mil y quinientos euros a jóvenes que deseen cursar sus estudios en un centro de educación de la UE y efectuar prácticas profesionales internacionales. “Empecemos por reformas de poco costo y mucho impacto” por el hecho de que, “es esencial apresurar la integración de las nuevas tecnologías en la educación, promover las capacidades y habilidades convenientes desde la universidad para impulsar la empleabilidad, el emprendimiento y una investigación científica eficiente vinculada a los procesos de innovación y creación de empresas”, ha añadido Botín.

Con estas becas, Banco Santander prosigue apostando por la internacionalización en la educación y por el progreso de los estudiantes, apoyando en especial a aquellos que se hallan en situación de vulnerabilidad. Los jóvenes que deseen optar a una Beca Santander Erasmus, pueden efectuar su inscripción mediante la plataforma www.becas-santander.com hasta el quince de marzo de dos mil veintiuno.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *